La emigración de jóvenes profesionales desde Cuba. Mi visión. Por Julián Gutiérrez Alfonso

Se habla mucho de la emigración en Cuba y mucho más de la emigración de jóvenes, profesionales o no. Por tanto quisiera dar mi visión sobre este fenómeno.

No hay dudas de que en una sociedad que pretende ser socialista, en contra de la gran mayoría de los países del mundo que viven en una sociedad capitalista, una cantidad X de nuestros jóvenes que opten por emigrar, ya que consideran que en Cuba no tienen el futuro que ellos quisieran en sus vidas, es preocupante. Qué cantidad emigra y cuánta se queda en el país, luchando por ese futuro socialista que, en mi opinión, es mucho mejor que el del capitalismo, está aún por ver. Pero no hay dudas de que uno que emigre por esa razón ya debe preocuparnos.

Ahora bien, lo que debemos ver es las razones por las cuales emigran, con las ventajas de su formación, la inmunización contra catorce enfermedades y hasta un estado de salud dental que no poseen otros latinoamericanos. Considero que aunque esté convencido de que uno solo es preocupante, le brindamos mucho espacio a los que emigran y no tanto como merecen a los que se quedan trabajando como científicos, en la salud pública o en las fuerzas armadas y la PNR, por solo citar algunas áreas que están repletas de jóvenes y no son las únicas. En mi opinión este segundo grupo supera con creces al primero e insisto en que no les brindamos la publicidad que merecen en todos los medios y mucho menos sucede en los que desean presentarnos como un sistema fallido.

No es mentira que la principal razón de la emigración en Cuba, igual que sucede en todo el mundo, es la búsqueda de condiciones económicas mejores. Incluso en países como México, que no tiene nada de socialista, la cantidad de emigrados proporcional a la de Cuba es mucho mayor. Pero los emigrados mexicanos emigran por problemas económicos y los cubanos por razones políticas, según nos dicen. Podríamos poner muchos ejemplos pero solo pongo dos; un artista cubano que emigre si no habla mal de su país casi nunca podrá levantar cabeza en su área hasta que no lo haga y si habla mal del sistema cubano se le abrirán las puertas mientras les sea útil. Un pelotero cubano para poder jugar en la Grandes Ligas debe radicarse en otro país y renunciar a Cuba. Esto no le pasa a ningún otro emigrado y tergiversa el sentido de nuestra emigración.

Todo lo que se mueve alrededor de la emigración cubana es manipulado a favor de presentar a nuestra sociedad como un “sistema fallido” y por tanto, aunque debamos preocuparnos y ocuparnos por uno solo que emigre por no encontrar en Cuba su futuro, no debemos reproducir una visión del problema que silencia sus contextos. Démosle su necesaria y justa posición y atención.

Relacionado:  La emigración cubana hacia los Estados Unidos de 1860 a 2019: un análisis estadístico y comparativo. Por Salim Lamrani 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s