Macerados de miel para tu piel

Macerados de miel para tu piel

La miel sola suele ser efectiva en tratamientos para cuidar de la piel, sin embargo, enriquecida con las propiedades de algunas plantas suele resultar mucho mejor…

Reza un antiguo proverbio que paso a paso se llega lejos, por eso seguimos dando pequeños pasos en el inagotable mundo de la belleza y el bienestar. Pasos que, bien dirigidos, nos ayudarán a descubrir siempre un poco más sobre buenas maneras mediante las cuales podemos cultivar nuestra belleza natural sin afectar nuestra salud y bienestar sino más bien tributando a ella.

Ya que hablo de belleza natural, dediquemos el intercambio de esta semana a elementos tan naturales como lo son la miel de abejas, la sábila, el ajo y el té verde. Demos unas pinceladas sobre cómo dichos elementos pueden ser de significativa utilidad en el cuidado de la piel.

La mayoría de las personas conocen, en mayor o menor grado, que la miel de abeja es buena para varios fines relacionados a la salud. Entre ellos se encuentra el cuidado de la piel. Pero, qué sucede si a las propiedades de la miel le añadimos parte de las propiedades de algún otro elemento natural. Seguir leyendo

Miel de abeja: 10 beneficios y propiedades de este alimento

Miel de abeja: 10 beneficios y propiedades de este alimento

Las propiedades y beneficios de la miel de abeja han sido conocidos y utilizados por distintas sociedades a lo largo del tiempo. Actualmente esta sustancia constituye uno de los endulzantes naturales primarios más importantes, cuyos beneficios van desde un sabor agradable al paladar, hasta la posible prevención y tratamiento de enfermedades.

A continuación veremos qué es y cómo se obtiene la miel de abeja, y sus principales propiedades y beneficios.

¿Qué es y cómo se obtiene la miel?

La miel natural se produce de manera natural por la Apis mallifera y distintas subespecies de abejas. Estas últimas obtienen la miel por el néctar de las flores y también por secreciones liberadas por las propias abejas.

A grandes rasgos, la miel se produce por medio de un proceso de combinación de sustancias que las abejas transportan, concentran y almacenan en panales (un conjunto de celdas de cera que construyen para depositar la miel). Posteriormente, la miel es extraída mediante un proceso que incluye la descarga, el alzamiento, el desoperculado y finalmente la separación de la miel de la cera. Todo esto ocurre en un espacio previamente constituido, y con una maquinaria y un equipo especializado.

La miel de abeja tiene una composición compleja y rica en nutrientes, que han sido aprovechados para el consumo humano desde las sociedades más ancestrales. Seguir leyendo