El nuevo mundo según Estados Unidos. Por: Atilio Borón

Semanas atrás la Casa Blanca dio a conocer su largamente esperado documento sobre la Estrategia de Seguridad Nacional 2022 (ESS) que habría de guiar la política exterior de la Administración Biden.

Esta clase de informes se tornaron obligatorios desde 1987 a los efectos de comunicar al Congreso la visión del Poder Ejecutivo sobre los problemas que menoscaban la seguridad nacional del país. La ESS debe explicitar los cambiantes desafíos que el escenario internacional plantea a Estados Unidos –tema especialmente relevante en el contexto del actual derrumbe del orden mundial de posguerra– y los recursos con que se cuenta para enfrentarlos.

Seguir leyendo

Amnistía Internacional habla de Ucrania: Dobles raseros y crímenes sin castigo. Por Iroel Sánchez

Amnistía Internacional (AI) es una organización, no sin cierto sesgo pro occidental que ha venido durante décadas recibiendo el favor de los grandes medios de comunicación y gobiernos del Norte desarrollado y rico en la denuncia de violaciones de derechos humanos, muchas veces coincidentes con las agendas de estos. Sin embargo, recientemente ha cometido un desliz que ha puesto en situación de conflicto esa relación sinérgica.

Seguir leyendo

¿Guerras ‘buenas’, criminales de guerra ‘buenos’, dictadores ‘buenos’, separatistas ‘buenos’, oligarcas ‘buenos’, lavadores de dinero ‘buenos’?. Por Félix Abt, publicado en Cover Action Magazine

¡Todo es bueno o malo!

Imagen
[Fuente: reddit.com]

Cuando Saddam Hussein, el presidente de Irak, invadió Irán el 22 de septiembre de 1980, era un “buen” dictador. Su invasión al país vecino no sólo fue aprobada por Estados Unidos y sus satélites occidentales, sino también universalmente apoyada por ellos. A diferencia del Irak secular, Irán estaba dirigido por los llamados clérigos islámicos viciosos.

Habían cometido el crimen de encabezar un movimiento popular para derrocar a Shah Reza Pahlavi, que había sido llevado al poder por los estadounidenses y los británicos pero que los iraníes aborrecían. Sin embargo, a los ojos de los gobiernos estadounidense y británico, Pahlavi era un «buen» dictador.

Su predecesor, Mohammed Mossadegh, un presidente elegido democráticamente, a quien acosaron para que dejara el cargo, fue considerado “muy malo” porque defendió los intereses de su propio país e intentó nacionalizar su petróleo. La «buena» guerra de ocho años de Saddam contra el «mal» Irán fue el castigo merecido por la fechoría de los clérigos iraníes insurgentes.

Seguir leyendo

Algunas verdades sobre las falsedades. Por: Fernando Buen Abad

Contra el “novedosismo” profesado por algunos marsupios academicistas, hay que repetir que las fake news, y su placenta la “posverdad”, nada tienen de “nuevas” en la añeja historia de engañar a los pueblos con premeditación, alevosía y ventaja. Y hay que repetirlo mil veces, no sea que alguno ya acaricie la idea de recibir premios por “hallazgos científicos” equivalentes a cambiarle de nombre al mismo verdugo ideológico que habita en las entrañas el capitalismo. Aunque los sabihondos publiquen libros, papers o artículos muy laureados entre ellos mismos.

Seguir leyendo

La guerra revolucionaria es una ciencia (también) de la comunicación. Por: Fernando Buen Abad

Bien pudiéramos aprovechar la fuerza simbólica que nos hereda el descarrilamiento del tren en Santa Clara, ordenado por la Comandancia revolucionaria del Che, y hacer lo mismo con el «ferrocarril» mediático imperial infestado con municiones semióticas oligarcas.

Usar las «topadoras», «excavadoras» o «buldóceres» que las luchas emancipadoras de los pueblos han producido en la batalla contra la concentración monopólica de medios y de mensajes alienantes.

Seguir leyendo

Remember Bizancio. Por: Michel E Torres Corona

Constantinopla, capital del Imperio Bizantino, estaba siendo asediada por las tropas del sultán Mehmet II. Sus hasta entonces invulnerables murallas parecían no poder contener más a las huestes invasoras. Hasta el propio emperador caería en combate, junto a sus soldados, defendiendo los últimos reductos de su antaño gloriosa capital. La historia dictaba las páginas finales de Bizancio mientras en la urbe, a cierta distancia del fragor de la batalla, algunos «filósofos» sostenían una enrevesada controversia sobre el sexo de los ángeles.

Seguir leyendo

Estados Unidos: Una economía de guerra contra la sociedad

En 1965, el presidente de Estados Unidos Lyndon B. Johnson describió su proyecto de ‘La Gran Sociedad’, que se basaba “en la abundancia y la libertad para todos”, por lo que exigía “el fin de la pobreza y la injusticia racial”. Poco después, Johnson añadiría “creo que podemos continuar con ‘La Gran Sociedad’ mientras luchamos en Vietnam”.

La ‘Gran Sociedad’ constituía “el programa más ambicioso de reforma interna desde el New Deal”, procurando profundizar en derechos civiles, luchar contra la pobreza, mejorar la educación, establecer cobertura médica y limpiar el medio ambiente, entre otras cosas. Este proyecto social avanzaría con una escalada bélica. Johnson había incrementado las tropas de su país en Vietnam de 16 000 a 537 000 a lo largo de su gobierno entre 1963-1968.

Los fondos destinados a la guerra en Vietnam superaron fuertemente los que Johnson conseguía pasar en el Congreso para financiar su proyecto social. Estados Unidos gastó 300 000 dólares por cada enemigo asesinado en Vietnam, mientras asignaba 88 dólares por persona a los programas de alivio de la pobreza. Entre 1965 y 1973, se gastaron 15 500 millones de dólares en la Gran Sociedad y 120 000 millones de dólares en la Guerra de Vietnam.

El costo de la guerra de Vietnam

Francis M. Bator, asesor de seguridad nacional durante 1965-1967, sostiene que Johnson creía que si abandonaba la guerra en Vietnam, su presidencia sería destruida y, por ende, la Gran Sociedad también porque los proyectos sociales hubieran llegado muertos al Congreso. Años después, Johnson admitiría que no le fue posible poseer “la mujer que realmente amaba, la Gran Sociedad”, y también “esa perra de guerra en el otro lado del mundo”.

En toda la guerra de Vietnam entre 1961-1975, Estados Unidos gastó más de 141 000 millones de dólares.

 Sumados otros gastos militares relacionados al conflicto, el monto llega a 168 000 millones (un billón en dólares actuales). Una secuela de la guerra es que las pensiones a veteranos de Vietnam  y sus familias aún cuestan 22 000 millones por año: entre 1970-2021 han costado 270 000 millones de dólares.

Para Martin Luther King la Gran Sociedad fue “abatida en el campo de batalla de Vietnam”. King condenaba el expansionismo estadounidense, declarando que estaba basado en “racismo, materialismo y militarismo”, caracterizado por “socialismo para los ricos” e “individualismo para los pobres”, porque los recursos al sector militar se obtenían a través de la reducción de las leyes sociales progresistas.

King afirmó que vio a la Gran Sociedad como un “programa roto y destripado, como si fuera un juguete político ocioso de una sociedad enloquecida por la guerra, y supe que Estados Unidos nunca invertiría los fondos o energías necesarias en la rehabilitación de sus pobres mientras continuaran aventuras como Vietnam. King concluiría que Estados Unidos afrontaba “dos guerras al mismo tiempo, la guerra en Vietnam y la guerra contra la pobreza, y estaba perdiendo ambas”.

El shock neoliberal de Nixon

Con la llegada de Richard Nixon a la presidencia en reemplazo de Johnson en 1968, no sólo Estados Unidos acabaría perdiendo la guerra de Vietnam, sino que el proyecto de Gran Sociedad sería barrido por el proyecto neoliberal. El pacto social que había permitido la ‘era dorada del capitalismo’, con el Estado actuando para mitigar desigualdades, se rompió. A partir de ahí los beneficiarios indudables de estas políticas han sido los dueños del capital, siendo una de las principales pruebas la reducción de la participación de los salarios en el PBI.

La política económica que se conoció como el “shock de Nixon”, explica Jude Folly, congeló precios y salarios por 90 días. Pero mientras los precios recuperaron su trayectoria alcista, no así los salarios que sufrieron con el aumento del costo de vida. A partir de ahí, afirma, “la comunidad empresarial incorporó la supresión de salarios” como la nueva forma de funcionamiento de la economía.

Un informe en 2019 de la Cámara de Diputados reconoce la falta de poder de negociación de trabajadores de bajos salarios, y admite su responsabilidad porque en los últimos 40 años “el Congreso no ha logrado aumentar lo suficiente el salario mínimo nacional para mantener el nivel de vida.”

La Cámara aprobó un proyecto de ley para aumentar, por primera vez desde 2007, el salario mínimo a 15 dólares por hora para 2024 e indexarlos al crecimiento del salario medio, lo que más que duplicaría su nivel anterior de 7,25 dólares. Folly señala que desde la sanción de la ley de salario mínimo en 1938 hasta 1968, el Congreso había aprobado constantemente aumentos en paridad con las ganancias de productividad. Si eso hubiera continuado hasta la actualidad, el salario mínimo hoy sería de 24 dólares.
En cambio, de 1975 a 2018, la participación de los ingresos de 90% de los estadounidenses cayó de 67 a 50%, mientras que la del 1% de mayores ingresos aumentó de 9 a 22%.

Así, mientras el PBI per cápita creció 118% en el período, el de la parte inferior lo hizo en cerca de 20% y el del 1% lo hizo más de 300%. En particular, el pago (ajustado por inflación) de los principales ejecutivos aumentó un 1322% entre 1978 y 2020, equivalente a 351 veces más que el salario de un trabajador medio en 2020.

Como resultado, a partir de 1975, a diferencia de lo sucedido desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, los ingresos del 90% inferior de las personas crecieron más lentamente que la economía en su conjunto, mientras que los ingresos del 10% superior lo hicieron más rápido. En 2018, significó una transferencia de 2,5 billones y entre 1975-2018, una acumulada de 47 billones. Consecuentemente, la riqueza en Estados Unidos a fines de 2021 es la más alta desde la Segunda Guerra Mundial.
El poder del complejo militar – industrial

En 1961, al despedirse de la presidencia, Dwight D. Eisenhower alertaba que, por la Guerra Fría, el país estaba desarrollando “un inmenso establecimiento militar y una gran industria armamentística” cuya influencia se sentía en todos los aspectos de la vida del país. Si bien reconocía “la necesidad imperiosa de este desarrollo”, no dejaba “de comprender sus graves implicaciones.”

En particular, advertía que había que cuidarse “de una influencia injustificada” de ese “complejo militar-industrial” dentro del gobierno. Eisenhower afirmó que “cada arma que se fabrica, cada buque de guerra lanzado, cada cohete disparado significa, en última instancia, un robo a los que tienen hambre y no se alimentan, a los que tienen frío y no tienen ropa.”

Habiendo llegado a 13% del PBI en 1952, el gasto militar fue cayendo hasta cerca del 6% al final de la Guerra Fría. Con el fin de la Unión Soviética, se especulaba con que a los estadounidenses ya no tendrían razón para un gasto militar elevado. En los ’90, Bush (padre) y Clinton intentaron reducirlo, pero luego Bush (hijo) y Obama lo aumentaron entre 3 y 6% del PIB. Desde 1991, sólo en 1997 y 2000 Estados Unidos no estuvo en un enfrentamiento bélico. En este período se involucró en cerca de 15 guerras, sin contar otras intervenciones. Así, mantuvo la tendencia que revela que en sólo 17 años desde que declaró su independencia en 1776 no estuvo en guerra.

Una visión del impacto del gasto militar de Estados Unidos en este siglo es la referencia de los 93,26 millones de dólares por hora que le cuesta la guerra contra el terrorismo, según el conteo del sitio National Priorities, llevando el monto total acumulado desde 2001 a más de 7,6 billones de dólares.

El inmenso gasto militar

El presupuesto militar para 2022 fue 778 000 millones de dólares, y para 2023 se solicitó 813 000 Millones. Con casi 40% del presupuesto militar mundial, Estados Unidos supera lo que gastan en ese rubro los próximos once países juntos.

El Departamento de Defensa con de 715 000 millones en el presupuesto de 2022 es el segundo mayor ítem del gasto fiscal después de Seguridad Social. Otras agencias también están vinculadas al esfuerzo militar: los Departamentos de Asuntos de Veteranos y Seguridad Nacional, y el FBI. Además, como Operaciones de Contingencia en el Extranjero, con un presupuesto de 69 000 millones de dólares, aparece el costo de las guerras pasadas. Así, el gasto militar total en 2021 terminó siendo casi de 934 000 millones.

Al analizar el tamaño del gasto militar, Kori Schake cita al ex secretario de Estado de los Estados Unidos, Colin Powell“muéstrame tu presupuesto y te diré tu estrategia”, para concluir que Estados Unidos debe expandir su presupuesto en 50% para cumplir los objetivos que expresan sus líderes.
Schake sostiene que “las fuerzas armadas estadounidenses actuales están dimensionadas para pelear una sola guerra” a la vez, por debajo de lo que se procura. Matthew Kroenig, del Atlantic Council, postuló que Estados Unidos debía prepararse para ganar guerras simultáneas contra Rusia y China, por lo que considera que el Congreso podría hasta “duplicar los gastos de defensa”.

Sharon Zhang se impacta del monto militar presupuestado porque el Senado no aprobó 350 000 millones al año para gastos sociales cruciales para salvar a muchos estadounidenses de bajos y medianos ingresos de la ruina financiera por considerarlo excesivo.

Biden ya envió 2400 millones de dólares en ayuda militar a Ucrania desde febrero. Mientras, la expectativa de vida en Estados Unidos cayó de 78,86 años en 2019 a 76,60 años en 2021.
En ese contexto Yifat Susskind, directora ejecutiva de la organización MADRE, manifestó parafraseando a Eisenhower “nos están robando recursos” a nuestras comunidades “para alimentar el hambre interminable del complejo militar-industrial”.

(Tomado de Página 12)

La vasta red internacional a cargo de la propaganda de guerra ucraniana. Por: Dan Cohen

La vasta red internacional a cargo de la propaganda de guerra ucraniana. Por: Dan Cohen

Desde que comenzó la ofensiva rusa dentro de Ucrania el 24 de febrero, el ejército ucraniano ha cultivado una imagen de un pequeño ejército valiente que enfrenta al Goliath ruso. Para reforzar la percepción del temple militar ucraniano, Kiev ha producido un flujo constante de sofisticada propaganda dirigida a agitar el apoyo público y oficial de los países occidentales.

La campaña incluye guías lingüísticas, mensajes clave y cientos de afiches propagandísticos, de los cuales algunos contienen imágenes fascistas e incluso elogian a líderes neonazis.

Detrás de la labor de relaciones públicas de Ucrania está un ejército de estrategas de política exterior, lobistas de Washington DC y una red de canales de noticias vinculadas a inteligencia.

La estrategia propagandística de Ucrania obtuvo los elogios de un comandante de la OTAN que dijo al Washington Post: “Son realmente excelentes en comunicación estratégica: medios, operaciones informativas y también operaciones psicológicas”. El Post finalmente admitió que “las autoridades occidentales dicen que aunque no pueden verificar independientemente gran parte de la información que Kiev publica sobre la evolución de la situación en el campo de batalla, incluidas las cifras de bajas de ambos bandos, no obstante representa una estrategia de comunicación muy eficaz”.

La clave de la labor propagandística está en una legión internacional de empresas de relaciones públicas trabajando directamente con el Ministerio de Relaciones Exteriores de Ucrania para librar una guerra de información.

Según el sitio de noticias del ramo PRWeek, la iniciativa fue lanzada por un personaje anónimo que supuestamente fundó una empresa de relaciones públicas radicada en Ucrania.

“Desde el primer momento de la guerra, decidimos unirnos al Ministerio de Relaciones Exteriores para ayudarlos a distribuir las fuentes oficiales para mostrar la verdad», dijo el personaje sin nombre a PRWeek. «Esta es una guerra híbrida: la mezcla de lucha sangrienta con una gran campaña de desinformación y falsificación liderada por Rusia [sic]”.

Según el anónimo, más de 150 empresas de relaciones públicas se han unido al blitz (bombardeo) propagandístico.

La iniciativa internacional está encabezada por la cofundadora de la empresa de relaciones públicas PR Network, Nicky Regazzoni, y Francis Ingham, un importante consultor de relaciones públicas con estrechos nexos con el gobierno del Reino Unido. Ingham trabajó previamente con el Partido Conservador británico, forma parte del Consejo de Estrategia y Evaluación del Servicio de Comunicación del Gobierno del Reino Unido, es el director ejecutivo de la Organización Internacional de Consultoría de Comunicación y dirige el órgano de comunicadores afiliados a los gobiernos locales del Reino Unido, LG Comms.

“Hemos tenido el privilegio de ayudar a coordinar los esfuerzos de apoyo al gobierno ucraniano en los últimos días”, dijo Ingham a PRovoke Media. “Las agencias han ofrecido equipos enteros para apoyar a Kiev en la guerra comunicacional. Nuestro apoyo al Ministerio de Relaciones Exteriores de Ucrania es inquebrantable y continuará tanto como sea necesario”.

Con un anónimo personaje ucraniano uniéndose a dos importantes figuras de relaciones públicas al blitz propagandístico del gobierno de Kiev, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Ucrania distribuyó un dossier (archivado) con materiales instruyendo a las agencias de relaciones públicas sobre “mensajes clave”, lenguaje aprobado, contenido de las construcciones propagandísticas desacreditadas, propaganda de extrema derecha y neonazi.

La carpeta está manejada por Yaroslav Turbil, descrito en su página de LinkedIn como “Director de Ukraine.ua, el ecosistema digital de Ucrania para las comunicaciones globales. Comunicación estratégica y promoción de la marca país”. Turbil ha trabajado en múltiples organizaciones de la “sociedad civil” estrechamente vinculadas con el gobierno de Estados Unidos y fue becario en Internews, una organización vinculada a la inteligencia estadounidense que opera bajo la apariencia de promover la libertad de prensa.

Entre las construcciones propagandísticas distribuidas en el dossier, está un video del incidente en Isla de la Serpiente, que se demostró rápidamente era falso, en la que se reportaba que los guardias fronterizos estacionados en una pequeña isla habían sido asesinados después de decir a un buque de guerra ruso “Jó***se” cuando se acercaba y les pedía que se rindieran. El presidente Zelenski dio una conferencia de prensa anunciando que les concedería a los hombres la medalla Héroe de Ucrania mientras la historia se difundía por los medios dominantes. Sin embargo, los soldados supuestamente muertos aparecieron rápido vivos y sanos, demostrando que su postura heroica era una farsa. A pesar de que se comprobó la falsedad de la historia, el dossier contiene un video propagandístico promocionándola.

Otra carpeta en el dossier está cargo de la artista gráfica ucraniana Dasha Podoltseva, con un Máster en Bellas Artes, y contiene cientos de gráficos propagandísticos presentados por artistas en Europa y Estados Unidos.

Algunos contienen mensajes genéricos de “no a la guerra”, mientras que otras decenas de imágenes celebran al “Fantasma de Kiev”, un heroico piloto ucraniano que resultó ser inexistente, y el falso incidente de “Los 13 de Isla de la Serpiente”.

Muchas usan lenguaje xenófobo y racista, y otras son explícitas en sus elogios a prominentes figuras neonazis ucranianos, incluyendo al líder de C14 Yevhen Karas, el fascista paramilitar Sector Derecho y el neonazi Batallón Azov. Varias imágenes convocan a hacer “batidos banderistas”, referencia a los cocteles molotov llamados así por el difunto comandante de la Organización de Nacionalistas Ucranianos Stepán Bandera, quien colaboró con la Alemania nazi en la matanza colectiva de judíos y polacos étnicos durante la Segunda Guerra Mundial. Otra imagen muestra un libro titulado Enciclopedia de Enfermedades Incurables, mencionando a Rusia, Bielorrusia, Corea del Norte, Siria y Eritrea.
Dice: «Servicios rituales».
Dice: «Batido de Bandera para los amigos de Putin».

Los extremistas extranjeros van en manada a Ucrania

El dossier también contiene un link a una página del Ministerio de Relaciones Exteriores llamada “Lucha por Ucrania”, que provee instrucciones a extranjeros que desean unirse a las fuerzas armadas de Ucrania infestadas de neonazis, denominadas “Legión de Defensa Internacional de Ucrania”.

Tras el llamamiento de Zelenski para que los combatientes extranjeros formen una brigada, combatientes de todo el mundo, incluidos Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Australia, España, Colombia, Brasil, Chile, entre otros, han viajado para enfrentarse a las fuerzas rusas. Otros sin entrenamiento o experiencia en combate han arribado para hacer “turismo de guerra”, a los que un soldado británico llamó “cazadores de balas”.

Gráficos de contratación del Ministerio de Asuntos Exteriores de Ucrania extraídos del dossier.
Gráfico de contratación del Ministerio de Asuntos Exteriores de Ucrania extraído del dossier.

Mientras el gobierno ucraniano dice que decenas de miles han respondido a la convocatoria, algunos analistas expresaron dudas de esas cifras, llamándolas un “ejercicio de relaciones públicas”.

Sin embargo, los extranjeros que han viajado a Ucrania se han encontrado una realidad mucho más grave que la anticipada.

La fuerza aérea de Rusia bombardea las instalaciones militares adyacentes a donde los combatientes foráneos duermen. Luego de haber huido a la vecina Polonia, un combatiente español describió el bombardeo como un “mensaje” que pudo haber matado a miles.

Asimismo, un combatiente estadounidense que se escondió en una ambulancia para escapar de la primera línea advirtió que las autoridades ucranianas estaban asesinando a los extranjeros que decidían no combatir, calificándolo de trampa.

Términos correctos

Un documento dentro del dossier define el lenguaje aceptado sobre el conflicto con Rusia determinado por el gobierno ucraniano.

“Tales clichés rusos como ‘referéndum de Crimea’ o ‘la voluntad del pueblo de Crimea’ son absolutamente inaceptables”, afirma el documento, en referencia al referéndum de 2014 que tuvo un éxito abrumador para separarse de Ucrania.

El documento considera inaceptables los términos “guerra civil en Dombás”, “conflicto interno”, “conflicto en Ucrania” y “crisis ucraniana” para describir la guerra del ejército ucraniano con las repúblicas secesionistas de la región del Dombás. Esto, a pesar del hecho de que la Oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos de las Naciones Unidas estima que 14 200 personas, incluyendo 3 404 civiles, han muerto en combate en Ucrania desde 2014.

En lugar de estas frases, el documento pide que se use los términos “agresión armada de la Federación Rusa en Dombás, conflicto armado internacional, guerra rusa contra Ucrania, conflicto armado ruso-ucraniano”.

Mensajes clave

Otro documento titulado “Mensajes clave” contiene alegatos propagandísticos específicos que fueron ampliamente difundidos en los medios occidentales dominantes, pero que desde entonces han sido desmentidos. Una sección afirma que “Europa entera estuvo al borde del desastre nuclear, cuando las tropas rusas comenzaron a bombardear la más grande planta nuclear de Zaporiyia”.

No obstante, el director general de la Agencia Internacional de Energía Atómica, Rafael Mariano Grossi, dijo que el edificio impactado por un “proyectil” ruso en la planta de Zaporiyia “no formaba parte del reactor” sino que era un centro de entrenamiento. Las tropas rusas también dejaron que los trabajadores ucranianos continuaran operando la planta.

Otra sección agradece a Turquía por la decisión de “bloquear el acceso de los buques de guerra rusos al Mar Negro”.

Sin embargo, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan cerró los estrechos de Bósforo y Dardanelos a todas las embarcaciones militares, previniendo que los buques de la OTAN y de Rusia accedieran al Mar Negro.

Entre los mensajes clave del documento está una declaración de agradecimiento a las “manifestaciones anti-guerra celebradas por ciudadanos de muchas naciones a través del mundo que demuestran un fuerte apoyo a Ucrania en su defensa contra Rusia”

Se refiere a grandes manifestaciones a favor de Ucrania en Europa que han expuesto solicitudes de zonas de exclusión aérea sobre Ucrania y derribar a la aviación militar rusa, que transformaría potencialmente el conflicto en una guerra mundial entre potencias nucleares.

“A pesar de la propaganda de Rusia, no existe discriminación alguna basada en la raza o la nacionalidad, incluso cuando se trata de cruzar la frontera estatal por ciudadanos extranjeros”, afirma el documento.

No obstante, numerosos videos y noticias han documentado a las autoridades ucranianas impidiendo que africanos escapen del conflicto. Incluso el New York Times, difícilmente un bastión de la propaganda del Kremlin, publicó un reporte documentando estas prácticas racistas.

“A pesar de la propaganda de Rusia, no existe discriminación alguna basada en la raza o la nacionalidad, incluso cuando se trata de cruzar la frontera estatal por ciudadanos extranjeros”, afirma el documento.

No obstante, numerosos videos y noticias han documentado a las autoridades ucranianas impidiendo que africanos escapen del conflicto. Incluso el New York Times, difícilmente un bastión de la propaganda del Kremlin, publicó un reporte documentando estas prácticas racistas.

“If I were a Russian worried about the potential of Nazi extremists coming up with a dirty bomb, I’d need to take control of this very facility” – @realscottritter deconstructs the Ukrainian nuclear plant takeover

With @dancohen3000

Full Interview: https://t.co/KOMDd6018Y pic.twitter.com/lpANwW2rt4

— MintPress News (@MintPressNews) March 8, 2022

Un mensaje dice que “el 16 de marzo, las fuerzas rusas lanzaron una bomba en un teatro donde estaban resguardados 1 300 civiles. El número de víctimas aún se desconoce”.

Pero, como denunció Max Blumenthal, la explosión parece ser el resultado de una operación de bandera falsa diseñada por el neonazi Batallón Azov que buscó desencadenar una intervención de la OTAN.

Granjas de trolls respaldadas por la OTAN

Otra investigación realizada de forma anónima muestra cómo las empresas de relaciones públicas ucranianas han usado anuncios para astroturfear las redes sociales y de internet rusas con mensajes llamando a aislar económicamente a Moscú y “detener la guerra”.

Esta labor está dirigida por Bezlepkin Evgeny Vitalievich, quien utiliza el alias de Evgeny Korolev, junto con Pavel Antonov de la organización Targetorium. Desde su seudónimo Korolev, el guerrero de la información ucraniano redactó un post en su página de Facebook (ahora privado) jactándose de que los anuncios de su empresa en Facebook alcanzaron 30 millones de visitas en tres días.

Al mismo tiempo, Facebook ha bloqueado las iniciativas de los canales de medios estatales rusos de circular anuncios y monetizar sus contenidos. Varias cuentas falsas de medios como Russia 24 han surgido, enterrando las verdaderas cuentas bajo una serie de impostores. Facebook también ha señalado de “falsas” las declaraciones de funcionarios rusos, incluso del Ministerio de Defensa.

Esta campaña ha sido denunciada de llevarse a cabo bajo la recomendación de StopFake, un medio autodescrito como de “verificación de hechos” que está financiado por la Fundación Nacional para la Democracia (NED, sus siglas en inglés), el Atlantic Council, los ministerios de exteriores checo y del Reino Unido y la International Renaissance Foundation, que está financiada por la Fundación Open Society del milmillonario George Soros.

StopFake fue contratada por Facebook en marzo de 2020 para “contener el flujo de la propaganda rusa” pero fue fundada para dar empleo a múltiples personajes estrechamente vinculados con los violentos neonazis. El periodista que co-escribió su exposición recibió amenazas de muerte y finalmente huyó de Ucrania.

Estas revelaciones aparentemente no han impedido que Facebook deje de depender de la guía censora de la organización.

Mientras tanto, hackers rusos localizaron un documento público de Google (desde entonces privado, subido aquí) detallando la operación propagandística, que ha sido distribuida en canales de “granjas creativas” de Telegram.

“Aquí puedes encontrar enlaces a medios ucranianos que necesitan promoción, cuentas de bot con inicios de sesión y contraseñas desde las que enviaban a los usuarios mensaje anti-guerra y mensajes con falsificaciones sobre el Ministerio de Defensa, tesis e instrucciones específicas sobre cuáles posts y audiencias bordar”, se lee en la investigación.

Otra campaña está manejada por Nataliya Popovych, la fundadora de la agencia de relaciones públicas One Philosophy, en Kiev. El perfil de Popovych en LinkedIn muestra que ella ha trabajado con el Departamento de Estado de Estados Unidos y fue asesora del expresidente Petró Poroshenko. También es cofundadora y miembro de la junta directiva de Centro de Crisis Mediática de Ucrania, un brazo propagandístico financiado por la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, sus siglas en inglés), la NED, la embajada estadounidense y la OTAN, entre muchos otros.

Un artículo de Campaign Asia describe a varias empresas de relaciones públicas involucradas en la labor. Entre ellos está Richard Edelman, director general de Edelman PR. Edelman también es miembro del Consejo de Dirección del Atlantic Council y del Foro Económico Mundial (o Foro de Davos).

“La geopolítica se ha convertido en la nueva prueba de confianza. Lo vimos con las denuncias de abusos a los derechos humanos en Xinjiang y la guerra entre Ucrania y Rusia no ha hecho más que reforzarla”, dijo, relacionando la campaña de propaganda estadounidense en torno a la campaña de China para la desradicalización de los musulmanes uigures.

Medios aprobados por las relaciones públicas

Un artículo en PRWeek describe a varias personalidades que participan en lo que describen como un “ejército de relaciones públicas” que está “luchando en la primera línea informativa” contra el “salvaje genocidio de ucranianos” por parte de Rusia.

“La propaganda es lo mismo que las armas letales reales”, declara Marta Dzhumaha, gestora de relaciones públicas en la compañía sanitaria BetterMe.

Julia Petryk, jefa de relaciones públicas de MacPaw, ofrece una lista de medios aprobados, escrita por su colega Tetiana Bronistka, una exempleada de la Fiscalía General de Ucrania. La lista incluye fuentes de lengua rusa e inglesa, así como canales de Telegram. Sin embargo, estas “fuentes verificadas que cubren objetivamente lo que sucede en Ucrania” son todo menos independientes. La mayoría de ellas están conectadas al gobierno de Estados Unidos, a gobiernos europeos y a fundaciones milmillonarias.

Otra campaña está manejada por Nataliya Popovych, la fundadora de la agencia de relaciones públicas One Philosophy, en Kiev. El perfil de Popovych en LinkedIn muestra que ella ha trabajado con el Departamento de Estado de Estados Unidos y fue asesora del expresidente Petró Poroshenko. También es cofundadora y miembro de la junta directiva de Centro de Crisis Mediática de Ucrania, un brazo propagandístico financiado por la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, sus siglas en inglés), la NED, la embajada estadounidense y la OTAN, entre muchos otros.

Un artículo de Campaign Asia describe a varias empresas de relaciones públicas involucradas en la labor. Entre ellos está Richard Edelman, director general de Edelman PR. Edelman también es miembro del Consejo de Dirección del Atlantic Council y del Foro Económico Mundial (o Foro de Davos).

“La geopolítica se ha convertido en la nueva prueba de confianza. Lo vimos con las denuncias de abusos a los derechos humanos en Xinjiang y la guerra entre Ucrania y Rusia no ha hecho más que reforzarla”, dijo, relacionando la campaña de propaganda estadounidense en torno a la campaña de China para la desradicalización de los musulmanes uigures.

Medios aprobados por las relaciones públicas

Un artículo en PRWeek describe a varias personalidades que participan en lo que describen como un “ejército de relaciones públicas” que está “luchando en la primera línea informativa” contra el “salvaje genocidio de ucranianos” por parte de Rusia.

“La propaganda es lo mismo que las armas letales reales”, declara Marta Dzhumaha, gestora de relaciones públicas en la compañía sanitaria BetterMe.

Julia Petryk, jefa de relaciones públicas de MacPaw, ofrece una lista de medios aprobados, escrita por su colega Tetiana Bronistka, una exempleada de la Fiscalía General de Ucrania. La lista incluye fuentes de lengua rusa e inglesa, así como canales de Telegram. Sin embargo, estas “fuentes verificadas que cubren objetivamente lo que sucede en Ucrania” son todo menos independientes. La mayoría de ellas están conectadas al gobierno de Estados Unidos, a gobiernos europeos y a fundaciones milmillonarias.

Ella también enumera varios sitios web de lengua rusa:

  • Novaya Gazeta: ligado a y según informes financiado por la NED.
  • Meduza: financiado por Letonia, la Fundación OAK, la Fundación Open Society, el magnate petrolero Mikhail Khodorovsky y Suecia.
  • Dozhd: la fundación SREDA, la Comisión Europea.
  • Holod Media: filial de Meduza y alabada en PBS y CNN como “medio independente”.
  • Formuló que Leningrado debió haberse entregado a los nazis en la Segunda Guerra Mundial y se ha quejado de que son llamados “quinta columnas” por haber sido financiados por potencias occidentales.
  • BBC Rusia: medio del gobierno británico.
  • Current Time TV: creado por el medio de propaganda fundado por la CIA Radio Free Europe/Radio Liberty en colaboración con Voice of America.
  • Censor: financiado por su editor en jefe Yuri Butusov, exasesor del Ministerio de Defensa de Ucrania.
  • 200RF: un sitio web del Ministerio de Relaciones Exteriores ucraniano que afirma publicar fotos y documentos difundidos de soldados rusos capturados y muertos en acción.

Entre los canales de Telegram incluyó:

  • Radio Svoboda: órgano de propaganda fundado por la CIA Radio Free Europe/Radio Liberty.
  • Espresso TV: en gran medida poseído por la esposa del exmiembro del parlamento ucraniano Mykola Knyazhytsky.
  • Censor.net: anteriormente el más grande sitio mediático en Ucrania, cuya divisa es “Derribar a Rusia” y cuyo dueño dirige un “desfile de trolls internacionales”.

Operaciones de inteligencia

Mientras que las empresas de relaciones públicas distribuyen contenido, fachadas (cutouts) de la CIA y fundaciones milmillonarias dirigen los medios de comunicación de los que derivan. En el centro de esta operación está un proyecto llamado Intercambio de Noticias en Lengua Rusa (Russian Language News Exchange) que fue un producto de una red de medios de comunicación de oposición fundados en 2016 que operan en los países postsoviéticos, como reveló una investigación de la agencia mediática rusa RIA FAN.

En julio de 2021, un grupo de periodistas volaron a Varsovia para entrenamiento mediático luego de estar eximidos de las restricciones relaciones al coronavirus y las órdenes de cuarentena por las principales autoridades médicas de Polonia.

Entre los seis periodistas estaban Andrey Lipsky, editor en jefe adjunto de Novaya Gazeta, y Yuliia Fediv, directora ejecutiva de Hromadske TV Media, uno de las cadenas más vistas en Ucrania.

Los informes financieros de Hromadske muestran que está financiado por numerosos gobiernos y fundaciones, incluidos la embajada estadounidense en Ucrania, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Dinamarca, la Agencia de Cooperación y de Desarrollo Internacional sueca, el Fondo Europeo por la Democracia y Free Press Unlimited. El multimillonario de Silicon Valley Pierre Omidary también estuvo involucrado en la creación del medio.

Hromadske recientemente presentó a un comentarista exigiendo el genocidio de rusos étnicos en el Dombás, diciendo que estaba poblado por 1.5 millones de personas “superfluas” que “deben ser exterminadas”.

El entrenamiento, desarrollado a puertas cerradas del 19 al 21 de julio, se tituló “Red Mediática 2021+” y estaba estrechamente vinculado a Mediaset, también conocido como Russian Language News Exchange, una red fundada en 2015. El sitio web de Russian Language News Exchange es mísero, con poca información disponible de sus actividades, aparentemente realizadas en privado desde la publicación de la investigación de RIA FAN.

Mientras afirma ser independiente, Russian Language News Exchange es un proyecto de Free Press Unlimited, financiado por el gobierno holandés y la Comisión Europea.

Actualmente incluye 14 medios de comunicación que actúan como “nodos”, republicándose los artículos de cada uno en sus plataformas en varios países.

El video introductorio del sitio web está presentado por Maxim Eristavi, un exreportero de Radio Free Europe y fundador de Hromadske. Hoy dirige el Programa de Liderazgo Millennium en el tanque de pensamiento de la OTAN y sostenido por la industria armamentista, Atlantic Council.

Desde su creación, Mediaset se ha coordinado entre medios en Azerbaiyán, Georgia, Kazajistán, Kirguistán, Letonia, Moldavia, Rusia y Ucrania. En marzo de 2021, Mediaset se expandió con el Proyecto Colab Medios, creado a través del programa Medios Viables para Sociedades Empoderadas (VIMES, sus siglas en inglés) de Free Press Unlimited. Este programa creó un programa de formación para periodistas y procuró artículos del medio salvadoreño El Faro publicados en Euroradio (Bielorrusia), Coda (Georgia) y Ziarul de Garda (Moldavia).

El 4 de marzo, varios días luego de que Rusia lanzara su ofensiva militar, un nuevo proyecto llamado Medios Vitales de Ucrania (Media Lifeline Ukraine) fue creado.

El día siguiente, Free Press Unlimited celebró una conferencia de emergencia por Ucrania presentada por los cofundadores Maxim Eristavi y Nataliya Gumenyuk. En la reunión se pidió recaudar 2 millones de euros para el proyecto. “Solo con un continuado apoyo externo, las entidades de los medios locales podrán seguir haciendo su trabajo”, plantea su página introductoria.

Días después, Free Press Unlimited anunció una asociación para apoyar un nuevo proyecto conjunto de Reporteros Sin Fronteras y su socio ucraniano, el Instituto de Información Masiva (Institute for Mass Information), llamado Centro para la Libertad de Prensa Leópolis (The Lviv Press Freedom Center). El Institute for Mass Information está encabezado por el responsable de comunicaciones de la USAID Oksana Romaniuk y financiado por la USAID y el gobierno del Reino Unido.

Lobistas de Washington DC distraen la atención

Mientras que las empresas de relaciones públicas y las operación de propaganda relacionadas a la inteligencia apuntan a la sociedad, los lobistas de Washington DC están agitando en el Congreso para prolongar la guerra en Ucrania.

Daniel Vajdich, un agente extranjero registrado y lobista para la Federación Ucraniana de Empresarios de la Industria del Petróleo y el Gas, la más grande en Ucrania, está trabajando en nombre de Volodímir Zelenski para cabildear ante los miembros del Congreso la aprobación del envío de más armas a Ucrania. Ahora es el director de Yorktown Solutions, anteriormente asesoró las campañas de Ted Cruz y Scott Walker y es miembro senior no residente del Atlantic Council.

“Stingers, Javelins [misiles de factura estadounidense], y resolvemos el tema de los aviones de combate”, dijo a Politico, alegando que Rusia está tratando de llevar a cabo un “genocidio” y “despoblar ciertas áreas de Ucrania”.

Vajdich también escribió el discurso de Zelenski del 16 de marzo ante el Congreso estadounidense, en donde citó la expresión de Martin Luther King Jr. “Tengo un sueño” (‘I Have a Dream’) para pedir una zona de exclusión aérea sobre Ucrania.

El discurso del 23 de febrero del Representante Permanente ucraniano ante las Naciones Unidas, Sergiy Kyslytsya, en la Asamblea General de la ONU fue escrito por el director general de la empresa de cabildeo de la capital SKDKnickerbocker, Stephen Krupin, un importante exredactor de discursos del presidente Barack Obama que trabajó mucho en la campaña de Biden de 2020.

El más destacado entre los lobistas registrados que promueven los intereses gubernamentales y empresariales ucranianos es Andrew Mac, quien también contribuyó a escribir el discurso de Zelenski en el Congreso. Mac se registró como lobista de Zelenski en 2019 y dirige la oficina en Washington DC del bufete ucraniano Asters Law.

La empresa de cabildeo Your Global Strategy, fundada por Shai Franklin, que ha estado afiliada a numerosas organizaciones sionistas, como el Congreso Mundial Judío y la Liga Antidifamación, también está usando su influencia con funcionarios locales en Estados Unidos. Franklin ha organizado reuniones entre el alcalde de Járkov, Ihor Terekhov, y alcaldes estadounidenses, como Eric Adams en Nueva York, Michelle Wu en Boston y Lori Lightfoot en Chicago. También está intentando organizar una reunión entre funcionarios estadounidenses y los alcaldes de Odessa y Kiev. Un medio de comunicación propiedad de la esposa del alcalde de Kiev relacionó recientemente a un presentador que pedía un genocidio contra los rusos, empezando por los niños.

Franklin dijo que está trabajando con la administración del presidente ucraniano Volodímir Zelenski para ayudar a organizar reuniones virtuales entre los alcaldes de Odessa y Kiev y sus contrapartes estadounidenses.

El abogado radicado en Maryland, Lukas Jan Kaczmarek, también está trabajando en nombre del Ministro de Defensa ucraniano para incrementar los cargamentos de armas estadounidenses, tratando específicamente de organizar los envíos de armas de Kel-Tec CNC Industries con sede en Cocoa, Florida, a la ciudad de Odessa, Ucrania.

El exembajador de Estados Unidos en Rusia, Michael McFaul, describió la red de profesionales de relaciones públicas y los lobistas que rodean a Zelenski. “Son personas que rodean al señor Zelenski, que son como los intermediarios e interlocutores. Llevan mucho tiempo interactuando con las élites y los medios de comunicación estadounidenses”, dijo.

McFaul y John E. Herbst, exembajador de Estados Unidos en Ucrania y director del Centro de Eurasia del Atlantic Council, actúan como asesores informales de Zelenski. McFaul declaró a Politico que habla con funcionarios del gobierno ucraniano “probablemente todos los días” y que “les ha ayudado a establecer contactos con productores de la NBC o la MSNBC”.

McFaul recientemente dijo a Rachel Maddow de MSNBC que “Hitler no asesinó a personas de habla alemana”, enfrentándose a acusaciones de negacionista del Holocausto.

Zelenski también sostuvo una “videollamada estratégica” con McFaul antes de hablar a los demócratas de la Cámara de Representantes.

Con un poderoso ejército ruso luchando junto a las fuerzas de las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk, la derrota del ejército ucraniano parece inminente a menos que Estados Unidos y la OTAN confronten directamente a las fuerzas rusas, un escenario que el presidente Biden ya ha descartado. Aun así, los lobistas persisten en su campaña de retratar al ejército ucraniano como inerme que asesta un golpe tras otro contra las hordas rusas. Al hacerlo, contribuyen a dilatar la guerra y continuar la carnicería.

Gráfico que llama al Zar Nicolás, Vladimir Lenin, Joseph Stalin y Vladimir Putin encarnaciones del mismo «Dragón Mental Moskoviano»
«La Enciclopedia de las Enfermedades Incurables»: Rusia, Bielorrusia, Corea del Norte, Siria, Eritrea
Dice: «La democracia es un arma»
«I love NLAW» – Next Generation Light Anti-tank Weapon, proporcionada por los gobiernos occidentales al ejército ucraniano.

Ucrania: El Ministerio de la Verdad (+ Video)Por: José Manzaneda

Ucrania: El Ministerio de la Verdad (+ Video)Por: José Manzaneda

En torno a la guerra en Ucrania, los medios y gobiernos occidentales nos prohíben leer otro libro que el escrito por la OTAN. 

Censura absoluta: 1984

Los medios rusos que, durante años, han sido espacio para analistas internacionales críticos (1) (2), han sido prohibidos por EEUU, la Unión Europea (3), Reino Unido (4) y otros aliados. Su señal abierta, sus canales YouTube (5) y todas sus redes sociales. Sin decisión judicial alguna.

Seguir leyendo

El discurso del odio: Alcalde de Miami pide bombardear #Cuba.

El discurso del odio: Alcalde de Miami pide bombardear #Cuba.

El Alcalde de Miami Francis Suárez ofreció declaraciones a la conservadora televisora Fox News en la que abogó por un ataque militar contra Cuba: «EE.UU. debe considerar ataques aéreos contra Cuba», dijo el funcionario. Es el discurso de odio y violencia que desde esa ciudad se alienta junto a los pedidos de arreciamiento del bloqueo.

En una entrevista con el Miami Herald, luego de aparecer en televisión en Fox, Suárez aseguró que le adelantaron que recibiría una llamada telefónica de Biden y que planeaba pedirle que considerara una intervención militar en Cuba.

El funcionario republicano dijo que Estados Unidos tendría que explorar los ataques aéreos contra Cuba. «Lo que debería contemplarse ahora es una coalición de acción militar potencial en Cuba», similar a las intervenciones en Panamá y Yugoslavia bajo presidentes de ambos partidos.

Al ser consultado nuevamente respecto a si debería plantearse un ataque aéreo, Suárez dijo que es una opción «que debe explorarse, y que no puede simplemente descartarse».

¿Participará Honduras en una guerra de EE.UU. contra Venezuela?

¿Participará Honduras en una guerra de EE.UU. contra Venezuela?

Una armada de helicópteros militares de EE.UU. llamó la atención el 28 de mayo cuando pasaron por encima el territorio nacional en el cielo de Honduras, al mismo tiempo que 800 infanteristas de EE.UU. se prepararon en EE.UU. para ser trasladados y desembarcados en Colombia, dizque para “reforzar las Fuerzas Militares Colombianas. ¿Contra quién? se preguntaba tanto hondureños como colombianos. ¿Qué es lo que está pasando?

No es casual, dice Gilberto Ríos, dirigente del 800 infanteristas de EE.UU. se prepararon en EE.UU. para ser trasladados y desembarcados en Colombia, en la siguiente entrevista:

“Honduras siempre se ha comportado como una colonia, como un satélite a la política exterior norteamericana”, sostiene el dirigente de la izquierda hondureña.

Seguir leyendo

Estados Unidos vs. Irán: claves de un conflicto de carácter internacional

 

 

 

 

Autor:  | internet@granma.cu

«Las guerras mienten. Ninguna guerra tiene la honestidad de confesar: “yo mato para robar”. Las guerras siempre invocan nobles motivos: matan en nombre de la paz, en nombre de Dios, en nombre de la civilización, en nombre del progreso, en nombre de la democracia. Y si por las dudas, si tanta mentira no alcanzara, ahí están los grandes medios de comunicación dispuestos a inventar enemigos imaginarios para justificar la conversión del mundo en un gran manicomio y un inmenso matadero», expresaba hace unos años Eduardo Galeano.

Su frase adquiere plena vigencia en nuestros días. Una vez más, Estados Unidos es causante de un conflicto de carácter internacional, con incalculables consecuencias para la paz y la seguridad en el planeta. Los dardos imperiales apuntan hoy a la República Islámica de Irán. El pasado viernes, el presidente estadounidense, Donald Trump, autorizó un bombardeo en Bagdad, capital de Irak, en el que murieron el comandante de la Fuerza Quds de los Guardianes de la Revolución de Irán, Qasem Soleimani, y el subcomandante de las Unidades de Movilización Popular de Irak, Abu Mahdi al-Mohandes. Seguir leyendo