Miserables 2.0. Por: Rosa Miriam Elizalde

La mendicidad digital es tan vieja como la internet, pero más molesta ahora que cuando empezó. Lleva más de 20 años en línea y ha servido para todo tipo de causas, hasta que aterrizó directamente en la política para reducir casi cualquier encuentro humano al acto y al arte de pedir con exageraciones y engaños.

Seguir leyendo