Espontaneidad e institucionalidad revolucionaria.

Espontaneidad e institucionalidad revolucionaria.

Por Raúl A. Palmero Fernández

Una humilde opinión sobre espontaneidad e institucionalidad revolucionarias.

Lo primero manifestar mi respeto y admiración para ese grupo de jóvenes que sin indicaciones tomaron la iniciativa de defender la Revolución. Eso tiene un valor enorme y un capital simbólico que ha descolocado a nuestros enemigos. Ellos, los imperialistas y sus mascotas, no pueden entender esta fórmula, como no pudieron entenderla cuando el Trillo. El impacto, que a nadie le quepa dudas, ha sido favorable para el proceso, y es tenido alcance internacional.

¿Cómo es posible que de manera espontánea, al margen de las instituciones, la juventud cubana defienda «la dictadura»? Pues nada, que aún andan estudiando el fenómeno jaja.

Por otro lado, compañeros muy queridos participaron en la sentada. Gente que no duda en defender la Revolución y el Socialismo.

A diferencia del Trillo, en que existió cierta pereza institucional en romper la inercia, en el caso de la sentada pude constatar, y así lo han manifestado varios de mis compañeros participantes, que las autoridades políticas mediaron, conciliaron, acompañaron y aprobaron la iniciativa presentada por este grupo de jóvenes. 

Seguir leyendo

#Cuba. Lo difícil y heroico de “ser” #Fidel.

#Cuba. Lo difícil y heroico de “ser” #Fidel.

Por: Felipe de J. Pérez Cruz.

Salir a defender la Revolución con las armas del honor, y no asustarse frente a delincuentes convertidos en los nuevos esbirros del capital fue la decisión difícil de los héroes del 11-12 de julio.

Ser un policía, un soldado de la Patria de uniforme –jóvenes en su inmensa mayoría-, blanco de la furia y el odio pagado por el imperio, fue el servicio de Patria y vida que asumieron nuestros combatientes y cadetes del MININT y las FAR, yjunto a ellos y ellas, la solidaria posición del pueblo revolucionario que peleó la paz y la dignidad agredida, y decidió la victoria con su valor y decisiva correlación de masas. Así lo enseño Fidel el 5 de agosto de 1994.

Los primeros en la defensa: Los cuadros de la Juventud Comunista, del Partido y el Gobierno. Así lo protagonizó Fidel el 5 de agosto de 1994, cuando con sus escoltas desarmados y un grupo de cuadros del Gobierno, el Partido y la Juventud Comunista de La Habana, salió a las calles de Centro Habana y bajo por el Prado hasta el malecón, para estar donde el pueblo se enfrentaba a la plebe delincuencial, que incitada por la radio y la televisión enemiga intentaba “tomarnos” esa zona de la capital, cercana al puerto y a los medios del transporte naval.

Justo que se diera a conocer la violencia ejercida contra nuestros policías y pueblo revolucionario, que se conozca quienes fueron los agredidos. No se ha publicitado, pero hemos estado muy atentos por la salud de queridos dirigentes partidistas y de gobiernoque,identificados por los agresores, fueron objeto de lesiones graves. Las noticias corren con su propia verdad.

Seguir leyendo