Cristina, la esperanza y la perspectiva. Por Ángel Guerra Cabrera

El último y descocado episodio de guerra judicial y mediática contra Cristina Fernández de Kirchner le está haciendo pagar un costo político alto a la  derecha, incapaz de calcular las reservas de energía política acumuladas en el pueblo. No  es ocioso recordar la petición fiscal  a la acusada: 12 años de prisión e inhabilitación vitalicia para ocupar cargos públicos.   Sin  que el fiscal presentara una sola prueba la derecha pensaba sacarse de encima a la indomable lideresa popular,  valladar ante sus planes de saqueo de los recursos naturales –el litio en primer lugar-  y de desmantelamiento de  los derechos políticos, sociales y culturales ganados durante los gobiernos kirchneristas. Planes, debe  subrayarse, que son del  mayor interés de Estados Unidos, como está más que demostrado, pero quedó otra vez manifiesto en la reciente declaración injerencista de Marc Stanley, embajador de  ese país en Buenos Aires.

Seguir leyendo