Un día (y todos los días) para el amor

Un día (y todos los días) para el amor

Como que para todo tiene que haber un día, hay un día para el amor y la amistad. El Día de San Valentín. El Día de los Enamorados. Jornada para felicitaciones, regalos, postales, cenas más o menos íntimas, sorpresas… Esa necesidad tan humana de resaltar, por un momento, lo que se hace todo el tiempo. Como para no caer en las trampas de la rutina.

Claro que hay que celebrar el amor. Porque al final, el amor es una de las cosas más hermosas e intensas de la vida. Tanto, que a veces parece que vivimos para amar. O que amamos para vivir. Hay mucha literatura sobre el particular (al final ese es el más universal de los temas). Infinidad de poemas (buenos, regulares y malos). Una cancionística abrumadora… El amor nos mueve. El amor nos define. El amor nos transforma.

Seguir leyendo