La Gran Fachada: una operación fallida centrada en las FAR.

La Gran Fachada: una operación fallida centrada en las FAR.

Por Francisco Grass.

Desde el triunfo de la RevoluciónCuba es asumida por los Estados Unidos como una piedra en su zapato. Es algo más que entendible, nuestra forma de ver el mundo es muy distinta a la de los banqueros y políticos corruptos que dirigen a la maquinaria imperial desde las sombras.

Cuantas cosas no han intentado los gobiernos de turno de Washington para derrocar la Revolución cubana. Cuantos proyectos han financiado y financian para ver hecho realidad este sueño incumplible. No es mi objetivo hacer mucho énfasis en este hecho más que conocido por los cubanos y la comunidad internacional.

Sin embargo, me gustaría centrar este artículo en el nuevo objetivo de los imperialistas y sus lamebotasLas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cubasu papel en la defensa de la Revolucióndel pueblo y del socialismo. El enemigo hace público sus deseos y nuevas metas inalcanzables. Pero desde luego tampoco se debe subestimar.

Para empezar un análisis que involucra el sector académico, es necesario primero hacer una breve contextualización de los hechos, no abarcaremos ningún período histórico, aunque si presentaré la realidad sobre una serie de talleres y eventos que tuvieron lugar en el extranjero dirigidos fundamentalmente a debatir sobre el papel de las Fuerzas Armadas en un proceso de cambio de régimen en Cuba.

Seguir leyendo

Cómo pudo cambiar la política de Estados Unidos hacia Cuba

cómo pudo cambiar la política de estados unidos hacia cuba.

Cuando el presidente Barack Obama y el presidente de Cuba Raúl Castro, anunciaron el restablecimiento de relaciones diplomáticas el 17 de diciembre del 2014, sorprendieron al mundo con algo inesperado después de 52 años, cuando el 3 de enero 1961 Estados Unidos tomó la decisión unilateral del rompimiento, imaginando en que, en abril de ese año, la invasión mercenaria contra Cuba retrotraería la historia, pero fue derrotada por el pueblo en sólo 67 horas.

La intrépida decisión tomada durante el 2do período presidencial de Obama, no fue un hecho festinado. Esa política había sido estudiada en 1967 para subvertir a la Revolución, a través del “magnetismo económico y cultural” de Estados Unidos, con el impulso de promesas de beneficios económicos y políticos que podría obtener Cuba, con un comportamiento yanqui más racional. En la misma participaron la CIA, los Departamento de Defensa y Estado, más la USAID, pero finalmente en 1968 no se aprobó. Seguir leyendo