La Mafia de #Miami no perdonó a Acevedo.

La Mafia de Miami no perdonó a Acevedo.

Caro le costó a Art Acevedo su comentario de que en Miami manda la «mafia cubana». En esa ciudad no se puede andar con esas verdades. Y la Mafia de Miami se encargo de ponerlo paticas afuera de su puesto de Jefe de Policia de la ciudad.

Acevedo, fue despedido de su cargo el jueves luego de una disputa con poderosos comisionados de la ciudad molestos por su contratación inesperada, su comentario sobre una «mafia cubana» y un memorando filtrado lleno de acusaciones dañinas.

Mirando hacia atrás en su mandato de seis meses, el hombre conocido a nivel nacional como un jefe de policía de la gran ciudad que habla sin rodeos e invitado frecuente en programas de noticias de televisión defendió sus acciones, diciendo que los funcionarios de la ciudad están usando su despido para llamar la atención sobre sus propios delitos.

Seguir leyendo

#Cuba: la dignidad no acepta injerencias

#Cuba: la dignidad no acepta injerencias.

Autor: Elson Concepción Pérez

Los acontecimientos de este domingo en algunas ciudades y pueblos cubanos crearon una especie de festín en Miami, Washington, y en alguna que otra ciudad europea, desde donde –coincidentemente–, la agencia de prensa española efe ha reportado reacciones y ha fabulado y exagerado los hechos, multiplicando, quizás hasta por cien, la cantidad de los que «protestaban» y añadiendo calificativos peyorativos que no coinciden con los escuchados.

Al parecer las «noticias» llegadas desde Cuba, prediciendo el fin del socialismo en la Isla de la Libertad, despertaron al secretario general de la oea, el señor Luis Almagro, que raudo y veloz twiteó su condena al «régimen dictatorial» de Cuba por «llamar a civiles a reprimir» y por promover la confrontación contra quienes protagonizan las protestas contra el Gobierno.

Lo de Almagro no es nuevo, más bien es un reciclado folletín de mal gusto por parte de quien está acostumbrado a preparar golpes de Estado como el de Bolivia e inmiscuirse en los asuntos internos de otras naciones, con la mayor desfachatez del mundo.

Desde  Miami llegaron las más repulsivas y groseras advertencias ante lo que ocurrió en la Isla vecina.

Seguir leyendo