El fin perseguido es estrangular a Cuba. Por Arthur González.

Quienes viven del tema contrarrevolucionario desde hace 64 años, enriqueciéndose y alcanzando posiciones políticas en Estados Unidos, ahora corren a Londres para tratar de convertir un juicio financiero en político, todo con el marcado objetivo de afectar más la economía cubana que sufre el peor y despiadado bloqueo económico, comercial y financiero de la historia.

Las imágenes publicadas en las televisoras de Miami y las redes sociales, muestran a emigrados cubanos, financiados con dinero aprobado por el gobierno yanqui para las acciones subversivas contra Cuba, en actos de repudio con gritos, palabras obscenas y ofensas contra la delegación de abogados cubanos y extranjeros, presentes en el Tribunal Superior Londres, por el juicio iniciado el 23 de enero 2023 ante la demanda número CL-2020-000092 del 18 de febrero de 2020, titulada “CRF I Limited versus Banco Nacional de Cuba y República de Cuba”, por una suma de 72 millones de dólares.

La empresa CRF I Ltd., grupo inversor registrado en el paraíso fiscal de Islas Caimán, adquirió en los últimos los años esa deuda en nombre de sus inversores y ahora la jueza Sara Cockerill, de la división Comercial del Tribunal Superior de Londres, deberá decidir si es dueña legítima de esa deuda.

En caso fallar a favor de la empresa CRF I, le permitiría la reclamación del pago de la deuda y ante una negativa de la parte cubana, pudieran iniciar mecanismos legales para embargar los bienes propiedad de Cuba en el exterior, como compensación de dicha deuda.

Por eso, el fin que persiguen las presiones políticas desarrolladas por los lacayos de Estados Unidos, es que la jueza acepte la demanda de la empresa y estimular a otros acreedores a iniciar una cacería legal, con el objetivo de apropiarse de todos los activos cubanos en el extranjero, para indemnizar las deudas, situación que pondría en crisis total a la economía de la Isla, ya resentida por las sanciones yanquis; además de ahuyentar a nuevos inversores extranjeros, escenario anhelado por los yanquis desde 1960.

Cuba está presente en dicho juicio con Rodolfo Dávalos Fernández, presidente de la Sociedad Cubana de Derecho Mercantil y de la Corte Cubana de Arbitraje Comercial Internacional; Juan Mendoza Díaz, profesor de Derecho Procesal de la Universidad de La Habana y presidente de la Sociedad Cubana de Derecho Procesal y el abogado Humberto López, unidos a prestigiosos bufetes de abogados encabezados por la firma inglesa PCB Byrne LLP, con vasta experiencia en el manejo de este tipo de querellas.

También representan a Cuba la firma británica Essex Court Chambers, con años de práctica y máxima reputación en asesorar y actuar en litigios legales, tanto en el Reino Unido como en otros países en temas de derecho comercial y financiero, desde disputas bancarias y financieras, hasta en seguros y reaseguros, fraude civil, comercio, transporte marítimo y otros.

La firma española Uría Menéndez, para la cual trabaja la abogada cubana Lourdes Dávalos, ha sido igualmente contratada por la parte cubana, tomando en cuenta su experiencia y profesionalidad que la hizo ser reconocida, por segundo año consecutivo en España, como la firma del año 2022 y obtener el premio anual otorgado por la firma británica International Financial Law Review, especializada en temáticas del mercado legal de capitales, corporativos y financieros.

¿Quién financia los pasajes, alojamiento y alimentación de los contrarrevolucionarios que permanecen horas gritando y portando carteles, sin asistir al trabajo, cuando es conocida la actual crisis económica que vive Europa? No cabe la menor duda de que organizaciones pantallas de la CIA, como la USAID, la NED y otras similares, aportan los recursos necesarios.

Para darle mayor visibilidad al montaje contra Cuba, convocaron a grupos contrarrevolucionarios radicados en Argentina y Uruguay, a fin de llamar la atención de los participantes en la Séptima Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), al reunirse frente al hotel Sheraton, sede del evento.

Desde Miami impartieron instrucciones a la llamada la “Asociación Cubanos Libres”, en Montevideo, Uruguay, para que protestaran frente a la embajada cubana, a pesar de que esta no tiene relación con el juicio de Londres, pero buscan llamar la atención de la prensa derechista para ampliar la campaña mediática.

Para politizar el juicio y atraer a la prensa, los contrarrevolucionario son orientados a utilizar en sus gritos, palabras como: “Abajo la dictadura”, “que la dictadura pague la deuda que adquirió”, “Háganlos pagar”, “Patria y Vida”, “Asesinos y “Libertad para los presos políticos”.

En Miami, capital de los terroristas anticubanos y refugio de ladrones y asesinos, también se desarrolla similar campaña mediática, con el interés de fomentar la matriz de opinión de que “Cuba es un estado fallido”, sin mencionar la cruel y criminal guerra económica, comercial y financiera impuesta por Estados Unidos para impedir el desarrollo de la economía cubana, como afirmó en 1999 el Council on Foreign Relations:

La oposición de Estados Unidos a la Revolución cubana y el apoyo a la democracia y al desarrollo en este hemisferiolograron frustrar las ambiciones cubanas de expandir su modelo económico e influencia política”.

El odio hacia la Cuba indomable se estrellará una vez más contra la verdad, y Estados Unidos tendrá que continuar soportando el socialismo a solo 90 millas de sus costas, como símbolo de una soberanía inclaudicable.

Exacto José Martí al afirmar:

“Si hay algo sagrado en cuanto alumbra el sol, son los intereses de la patria”.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s