El precio que paga Cuba por ser soberana. Por Arthur González.

La libertad y la soberanía tienen un alto costo y Cuba lo paga con mucho sacrificio para no volver a caer en brazos de Estados Unidos, algo conseguido con la victoria alcanzada en 1959 contra el tirano Fulgencio Batista, ahijado predilecto de Washington y de la mafia italo-norteamericana, que hicieron de la isla su mayor casino de juego y de prostitución; junto a la posesión de las mejores tierras, industrias y la banca yanqui que dominaban la economía cubana.

Por mantenerse soberana e independiente, Cuba es el país más sancionado por los Estados Unidos en los últimos 63 años, por desafiar al imperio más poderoso de la tierra, quien no se resigna a tener a un gobierno socialista a solo 90 millas de sus costas, que resiste las sanciones criminales.

La más reciente sanción fue divulgada el pasado 2 de diciembre del 2022 por el Departamento de Estado, al incluir a Cuba, junto a Nicaragua, en su lista negra por supuestas violaciones a la libertad religiosa, algo insólito y no creíble para quienes conocen que la isla es el único país de Latinoamérica que recibió a tres Papas en los últimos años.

Todo forma parte de la guerra mediática de 5ta generación que ejecutan los yanquis, con el propósito de fabricar una matriz de opinión contra Cuba, para tratar de justificar la criminal guerra económica, comercial y financiera que sufre el pueblo cubano, con la finalidad de que culpe al gobierno socialista de sus penurias y sembrar el desencanto y el desaliento entre sus ciudadanos, especialmente los jóvenes, como expresan sus planes secretos.

Recordemos que el 23 de enero del 2018 el Departamento de Estado creó el “Grupo Operativo de Internet para la subversión en Cuba”, con el propósito de subvertir el orden interno. Ya en 2011 el Senador Carl Meacham, se había reunido con el personal del Departamento de Estado y altos diplomáticos extranjeros, para investigar cómo los medios sociales y las nuevas tecnologías podían utilizarse en promover y fortalecer la “democracia” en países como Cuba.

Dicho Senador elaboró un memorando donde reconoce las acciones y planes subversivos que acomete el gobierno de Estados Unidos contra Cuba:

El Departamento de Estado ha entrenado a periodistas en varios países, para que aumenten su capacidad de diseminar rápidamente la información precisa sobre acontecimientos y asuntos importantes. Se han invertido grandes esfuerzos en Cuba, país que en estos momentos censura activamente el contenido de la política de Estados Unidos”.

¿Cuántas sanciones más tendrá que soportar el pueblo cubano?

Todas las que Estados Unidos invente para doblegar la resistencia heroica manifestada a lo largo de 63 años, con el trasnochado deseo de ver caer el socialismo cubano.

Ya no saben que inventar, pues desconocer la libertad religiosa en Cuba es la mejor prueba de su impotencia, porque además de la visita de los tres Papas y la reunión del Santo Padre Francisco con el jefe de la Iglesia Ortodoxa rusa, en su 2da visita para sostener un encuentro amistoso con el patriarca ruso, Cuba tiene incluida en su Constitución, la igualdad de todas las manifestaciones religiosas y el derecho de los ciudadanos a profesar el culto de su preferencia, a cambiar de creencia, o a no tener ninguna, donde el Estado reconoce, respeta y garantiza la independencia de creencias, algo que muchos países del mundo no lo recogen en sus leyes.

En la isla están presentes diversas religiones, entre ellas la católica, las iglesias cristianas, protestantes, ortodoxas rusa y griega, el judaísmo, islamismo, budismo, espiritismo, religiones cubanas de origen africano como son los yorubas, abacuás, bantú, junto a Fe baha’is, y los yogas.

Todas desarrollan sus actividades con total independencia y anualmente Cuba es visitada por miles de religiosos que participan en eventos nacionales, regionales y mundiales y dan fe de la libertad religiosa.

Múltiples instituciones religiosas evangélicas cubanas poseen centros para la formación de su personal consagrado, entre ellos 10 seminarios y decenas de institutos bíblicos. La Iglesia Católica cuenta con seminarios para la formación de su clero regular y cientos de jóvenes cubanos completan sus estudios en diferentes países. Igualmente, ciudadanos de todo el mundo los cursan en Cuba.

Las entidades religiosas y fraternales editan y distribuyen no menos de 60 publicaciones. El Consejo de Iglesias de Cuba tiene un programa mensual por una de las emisoras nacionales de radio y los obispos de la Iglesia Católica participan en los medios radiotelevisivos durante las principales celebraciones litúrgicas, entre ellas Semana Santa, Día de la Caridad y la Navidad.

El Vaticano puede dar fe de esto, porque posee relaciones diplomáticas con Cuba desde 1935 y sabe que ninguno de los templos u órdenes religiosas ha sido cerrado.

Estados Unidos pretende hacer lo mismo que hizo Joseph Goebbels, ministro de comunicaciones de Adolfo Hitler:

“La verdad no es medida por su coincidencia o fidelidad a los hechos que describe o nombra, sino por su efecto emocional y por la cantidad de veces que es repetida”.

Siguiendo esa línea de acción, la General del Ejército Laura Richardson, jefa del Comando Sur, mencionó a Cuba el 1ro de diciembre 2022, como uno de los países que representan un reto para la región, durante la ceremonia por el 25º aniversario de la iniciativa de derechos humanos de esa fuerza militar. Para ella: “las violaciones no se limitan a estos países en lo político, sino que atraviesan las fronteras, los océanos y nos afectan a todos.

Un reciente informe del Estado Global de la Democracia 2022, incluye a Cuba, Venezuela, Nicaragua y Haití como los “regímenes autoritarios” de las Américas, con un clima generalizado de retroceso en todo el mundo. En el caso de Cuba, María Ángeles Morales, analista del Instituto Internacional para la Democracia y la Asistencia Electoral, afirmó que se observa “un grado interesante de abstencionismo electoral como forma de protesta”.

Cuba soporta una guerra mediática total, e incluso los que la acusan de vetar la libertad de prensa e información, acaban de demostrar quien cercena realmente esa libertad, al negar el Departamento de Justicia de Estados Unidos que la isla pueda conectarse a un cable de telecomunicaciones submarino, que facilite el enlace entre ambos países, negándose a la ampliación de las capacidades del pueblo cubano a Internet, por falsas razones de “seguridad nacional”.

En su desespero, los yanquis sueñan con provocar un golpe blando en Cuba, encabezado por la juventud, similar a las Revoluciones de Colores impuestas en Europa, fórmula que con los cubanos no avanza porque tienen buena memoria, pues como afirmó José Martí:

“Los pueblos de América son más libres y prósperos a medida que más se apartan de los Estados Unidos”.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s