IX Cumbre de las Américas, ¿por qué Cuba no?Por Miguel Angel Garces

El Ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Lic. Bruno Rodríguez Parrilla informó en conferencia de prensa el 25 de abril recién pasado que tenía información de que Cuba no sería invitada a la 9ª Cumbre de las Américas, la que se llevaría a cabo en la ciudad de los Ángeles, California, Estados Unidos, del 8 al 10 de junio del presente año; sin embargo, tenía entendido que en ese momento las invitaciones aún no habían sido extendidas, situación que sería luego reiterada por el presidente de México, Lic. Andrés Manuel López Obrador, el 12 de mayo posterior y  que en la actualidad desconocemos qué ha pasado.

Esta Cumbre, explicó el Ministro, tendrá tres ejes principales de discusión y análisis: salud, migración y democracia y derechos humanos; temas todos en donde Cuba tiene alto interés por compartir sus expectativas, experiencias y desarrollo con todos los otros países de las Américas.

Esta situación, inesperada, es un definitivo retroceso histórico, pues ya Cuba había anteriormente participado en las Cumbres de Lima y Panamá, por solicitud expresa de los países de América Latina; y es un obstáculo a las ansias de diálogo y cooperación entre los países  del Continente, en la búsqueda de la paz y un desarrollo social y económico con equidad.  

Rodríguez Parrilla explica que él considera que Cuba debe estar, presente por las siguientes razones:

1. En el tema de salud, todo parece indicar, que Estados Unidos está negociando, en forma opaca y excluyente, un llamado “Plan de Acción en Salud para América Latina y el Caribe hasta el 2030”, con la exclusión de Cuba y otros países progresistas de la región.

Añade el Ministro: es de importancia que Cuba participe,  para compartir sus avances científicos y tecnológicos con el resto de países, ofreciéndoles acceso, no sólo a las vacunas para el Covid19, de probada efectividad en Cuba y otros países y a un reducido costo, sino que también a sus medicamentos y servicios especializados para el tratamiento del cáncer y otras afecciones crónicas.

Cuba además ofrece su cooperación en servicios de salud a todos los países, a través de sus Brigadas Médicas, en donde se incluye la atención oftalmológica, en forma totalmente gratuita para la población y garantizando el acceso prioritario a las poblaciones más remotas y necesitadas, que carecen de tales servicios.

También Cuba desea destacar el impacto que han tenido en el continente sus graduados de la Escuela Latinoamericana de Medicina (“ELAM”) -tanto latinoamericanos, como norteamericanos- y el futuro desarrollo de la misma, según necesidades de los países.

En resumen, excluir a Cuba en este campo es simplemente absurdo, particularmente cuando recordamos que la isla tiene los mejores indicadores de salud de Latinoamérica y aun superiores a los norteamericanos, en temas como mortalidad infantil y otros.

2. En el tema de “migración”, Cuba expresa que necesita tratar su situación migratoria en la Cumbre, pues desde el triunfo de la Revolución, la nación ha sufrido una política migratoria selectiva y discriminatoria de parte de los EEUU, además de incoherente y contradictoria, la que debe ser resuelta en el marco de la fraternidad y cooperación entre países.

Los Estados Unidos no solo han reducido al mínimo sus servicios consulares en Cuba, sino que no han otorgado las 20 000 visas anuales a las que se habían comprometido; y encima de eso, promueven una migración ilegal, desordenada e insegura, amparados en la llamada “Ley de Ajuste Cubano”, lo que ha causado muchas víctimas en el intento de emigrar por tales vías.

3. Democracia y derechos humanos.

Se considera que los Estados Unidos no tienen autoridad moral para promover temas esenciales y éticos como la democracia y los derechos humanos, pues ese país ha sido responsable de múltiples invasiones y golpes de estado en Latinoamérica y el mundo, con lo cual han impedido el establecimiento de gobiernos democráticos y el consecuente respeto por los derechos humanos. En esta misma cumbre, los Estados Unidos atentan contra la democracia al excluir, sin ninguna justificación, a Cuba y otros países.

En lo relativo a derechos humanos, de qué derechos hablan los norteamericanos, cuando ellos han establecido un bloqueo comercial y financiero de Cuba desde hace 61 años, causando irreparables daños en la población, en todas sus esferas de vida. Y aun en su propio país han sido profundamente discriminadores y represores, sin compasión y con franco abuso de la población, por cuestiones de etnia, origen nacional, clase social, género y otras condiciones. Además, tienen una cárcel en territorio cubano, apropiado ilegalmente, donde torturan a prisioneros que tienen vedada la defensa.

Nos preguntamos, son los Estados Unidos un interlocutor válido en estos aspectos ?

Ante esta exclusión selectiva y arbitraria de la Cumbre de varios países, hecha por el imperio del norte, se considera relevante hacer referencia a lo expresado por Andrés Manuel López Obrador, que suscintamente se pretende resumir así:

                “…si hay exclusión de países, yo no asistiré a la Cumbre…hay que cambiar el contexto político de toda América, pues recordando a Martí, ésta es Nuestra América y América es para todos los americanos. Debemos buscar lo que nos une, integrarnos y desarrollar una economía fuerte, basada en nuestra población joven, nuestra creatividad y nuestros recursos científicos, tecnológicos y naturales. Este es momento para la reconciliación, en búsqueda de la felicidad y la paz en un marco de fraternidad. ¿Por qué nos quieren dividir? ¿Qué pretende Estados Unidos con esa política? La felicidad no se implora, se conquista…”

Y se pregunta López Obrador y nos preguntamos muchos, ¿cuál es el miedo de los Estados Unidos de que Cuba participe?. Y me atrevo a responder: el miedo a mostrar a un pueblo digno, que no se doblega ante el imperio, que ha sobrevivido al bloqueo más largo de la historia, que ha sobrevivido al COVID19 y a todas las dificultades económicas, un pueblo que lucha, resiste y vence, un pueblo que es un ejemplo para América Latina.

Tal exclusión, no puede menos que interpretarse como una acción más del bloqueo genocida, ilegal y arbitrario de los Estados Unidos sobre Cuba, que ya se extiende por más de 61 años y que ahora pretende aislarla de los países hermanos de las Américas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s