Chapeando: Informe con catalejo (+ Podcast)

Por: Arleen Rodríguez Derivet

Chapeando: Informe con catalejo (+ Podcast)

Hoy hablamos de Derechos Humanos, a propósito del flamante Informe anual de EE.UU. que, en uso y abuso de una autoridad inmerecida y jamás otorgada por nadie, su gobierno emite para evaluar el cumplimiento de ciertos estándares relativos al tema por parte del resto de la naciones, pues ya se sabe que para hacerlo se ajusta el catalejo por el cual que hasta la luna ve, pero de ellos mismos, los americanos, ni la punta del pie.

Según Reinier Duardo, el informe de este año, como podía suponerse, tiene a Rusia y a China en el centro de las acusaciones, pero también a Nicaragua y Cuba (en lo publicado, no se menciona a Venezuela).

Por lo que publican medios norteamericanos, nada críticos con su letra,
«este documento del Departamento de Estado, relativo a 2021, sirve de guía al Congreso estadounidense a la hora de determinar la ayuda exterior que se concede a cada nación.

«En una rueda de prensa, el secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, avisó que en el último año Washington ha visto un empeoramiento de la situación de los derechos humanos y una continuación del auge del autoritarismo en muchos lugares del mundo.»

Como se advierte en el lenguaje de casi todas las notas, el policía del mundo, es al mismo tiempo el juez supremo. Un juez que desconoce las violaciones que se practican más cerca de sus narices, pues ese informe ignora, sin recato, lo que organismos independientes afirman sobre violaciones a DD.HH. dentro de los EE.UU. para no hablar de lo que hace fuera, empezando por la propia injerencia en la política interna de otros países, en nombre de DD.HH. Juzgando y condenando a los gobiernos que no se le someten, mientras somete a bloqueo a pueblos como el nuestro que son víctimas de una masiva y flagrante violación de sus derechos por causa de esa política de asfixia económica que busca provocar el estallido social.

Bárbara Betancourt se refirió a las comunidades negras, latinas y nativas americanas que se han visto desproporcionadamente afectadas por los efectos negativos de la pandemia de Covid-19, que ha profundizado las injusticias raciales existentes en materia de atención sanitaria, vivienda, empleo, educación y acumulación de riqueza.

Según los informes de HRW, la pobreza se redujo en Estados Unidos en general, gracias a los cheques de estímulo y a las ayudas al desempleo, pero la brecha de riqueza entre comunidades blancas y negras, sigue tan profunda como en 1968.

Los incidentes de delitos de odio dirigidos a personas de ascendencia asiática y negra se dispararon significativamente en 2021 en comparación con los niveles de 2019.

EE.UU. continúa registrando las tasas de encarcelamiento penal más altas del mundo, con casi 2 millones de personas recluidas en cárceles y prisiones estatales y federales en un día cualquiera, y millones más en libertad condicional y vigilada.

La mayoría de los departamentos de policía de EE.UU. se niegan a informar sobre el uso de la fuerza, lo que hace necesaria la recopilación y el análisis de datos no gubernamentales. Hasta el 3 de noviembre, la policía había matado a más de 900 personas en 2021, cifras similares a las de años anteriores. En términos per cápita, la policía mata a personas negras a un ritmo tres veces superior al de las personas blancas.

El Sentencing Project informa de que, en comparación con la población blanca, la probabilidad de ser encarcelados siendo menores de edad es cuatro veces mayor para los jóvenes negros, 1,3 veces mayor para la comunidad latina y tres veces mayor para menores de otros grupos tribales.

Casi dos de cada tres personas menores de 18 años a las que se les ordena un internamiento fueron colocadas en los centros más restrictivos.

Según dicen algunos medios, el informe de EE.UU. contiene las peores acusaciones contra Rusia, aunque no directamente referido a Ucrania. Lo terrible es que Biden acaba de asignar 800 millones para pagar armas y otros pertrechos militares para Ucrania, poniendo fondos no a la búsqueda de una solución sino al incremento del conflicto, mientras su país está viviendo una inflación importante y graves problemas de vivienda que se ve por muchos como el preludio de otra crisis inmobiliaria.

Contra Cuba, que enfrenta problemas agudos como parte de la crisis acentuada por la Covid-19, pero sobre todo por el reforzamiento del bloqueo, se emiten duros juicios bajo pretextos tomados de estos informes. El próximo paso, ya anunciado, busca sacar del Consejo de DD.HH. de la ONU, un organismo donde acaban de elegir por aclamación a Cuba para integrar 4 comisiones de ECOSOC, directamente vinculadas con los DD.HH. a nivel global.

No le perdonan a Cuba que alce su voz, sin miedo y sin precio, para decir la verdad y defender el multilaterismo y el derecho universal de todos a disfrutar de todos los derechos.

Los izquierdos también tenemos derechos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s