Alimentación ideal para pacientes con síndrome de inmunodeficiencia adquirida

El sida es un problema médico que requiere atención y cuidados todo el tiempo, parte de ese tratamiento incluye conocer las características de una correcta dieta para estas personas…
Alimentación ideal para pacientes con síndrome de inmunodeficiencia adquirida.

El sida fue reconocido por primera vez por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos en 1981 y su causa, la infección por VIH, se identificó a principios de dicha década.

La infección por el virus de la inmunodeficiencia humana y el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (VIH/sida) son un conjunto de enfermedades causadas por la infección producida por un virus: el conocido como virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), denominado así en 1986.

SUS COMIENZOS

Después de la infección inicial, la persona infectada puede no notar síntoma alguno o, si acaso, un corto periodo de cuadro tipo influenza. Típicamente, le sigue una etapa prolongada sin síntomas, pero a medida que la infección progresa afecta más al sistema inmunitario incrementando el riesgo de infecciones comunes como la tuberculosis.

El contagio del VIH es principalmente por sexo desprotegido, incluido el anal y oral, transfusiones de sangre y agujas hipodérmicas contaminadas, y otras menos frecuentes.

EL ORIGEN

La teoría más aceptada en la actualidad mantiene que el VIH proviene de un virus llamado “virus de inmunodeficiencia en simios” (SIV, en inglés), el cual es idéntico al VIH y causa síntomas similares al sida en otros primates. Según una investigación dada a conocer en al año 2014, el virus penetraría en los seres humanos por primera vez en los años 20 del siglo XX, en el centro de África. Se considera que este virus se traspasó de los animales a los humanos a comienzos del siglo XX, existiendo dos virus diferentes causantes de sida en los seres humanos, el VIH-1 y el VIH-2. Del primero la especie reservorio son los chimpancés, de cuyo virus propio, el SIVcpz, deriva. El VIH-2 procede del SIVsm, específico de una especie de monos de África Occidental. En ambos casos la transmisión entre especies se ha producido en varias oportunidades, pero la actual pandemia de sida resulta de la extensión del grupo M del VIH-1, procedente, según se considera, de una infección producida en África Central, donde el virus manifiesta la máxima diversidad, en la primera mitad del siglo XX.

La muestra humana de más antigüedad conocida, conteniendo VIH, fue obtenida en 1959 de un marino británico, quien aparentemente la contrajo en lo que ahora es la República Democrática del Congo. Otras muestras del virus fueron encontradas en un norteamericano fallecido en 1969 y en un marino noruego en 1976. Se conceptúa que el virus se contagió a través de actividad sexual, posiblemente a través de prostitutas, en áreas urbanas de África. Cuando los primeros infectados viajaron por el mundo fueron diseminando la enfermedad en diferentes ciudades de varios continentes.

PROPAGACIÓN

En un comienzo, el sida se propagó más rápido a través de los homosexuales, pues era la mayoría de los que padecían la enfermedad en Occidente. Se debía, en parte, a que en esos tiempos no era común el uso del condón entre ellos, por considerarse que este era solo un método anticonceptivo. Sin embargo, la difusión del virus en el continente africano fue especialmente por vía heterosexual.

El sida pudo propagarse muy rápido al concentrarse la atención en un inicio solo en los homosexuales. Eso contribuyó a que la enfermedad se extendiera descontroladamente entre heterosexuales, sobre todo en África, el Caribe y luego en Asia. Gracias a los tratamientos actuales con antirretrovirales, las personas con VIH pueden llevar una vida normal, la correspondiente a una enfermedad crónica, sin las infecciones oportunistas características del sida no tratado.

Actualmente, la forma más común de transmitirse el VIH es a través de una actividad sexual desprotegida y al compartir agujas entre adictos de drogas inyectables. El virus también puede ser transmitido desde una madre embarazada a su hijo, la llamada transmisión vertical. En el pasado también se infectó el sida a través de transfusiones de sangre y el uso de productos derivados de ella para el tratamiento de la hemofilia o por el uso compartido de material médico sin esterilizar; sin embargo, hoy en día esto sucede muy excepcionalmente, salvo en regiones pobres, como consecuencia de los estrictos controles aplicados sobre estos productos.

Quienes están infectados por el VIH son llamadas personas “seropositiva” o “VIH positivo” (VIH+); a los no infectados se les llama “seronegativos” o “VIH negativo” (VIH–). Como no todos los pacientes infectados con el virus VIH tienen sida, la mayoría de las personas seropositivas no saben que lo son.

El tiempo promedio entre la infección inicial y el desarrollo del sida varía entre ocho y diez años en ausencia de tratamiento.

ACTUALIDAD ESTADÍSTICA

En los países occidentales el índice de infección con VIH ha disminuido ligeramente debido a la adopción de prácticas de sexo seguro por los varones homosexuales, aunque la infección por VIH por las relaciones sexuales ha sido comprobada de hombre a mujer, de mujer a hombre, de mujer a mujer y de hombre a hombre; y, en menor grado, a la existencia de distribución gratuita de jeringuillas y campañas para educar a los usuarios de drogas inyectables acerca del peligro de compartirlas en los países donde existe este tipo de peligrosa adicción. La difusión de la infección en los heterosexuales ha sido un poco más lenta de lo que se pensaba, posiblemente porque el VIH es ligeramente menos transmisible por las relaciones sexuales vaginales, cuando no hay otras enfermedades de transmisión sexual presentes.

Pero desde finales de los años 90, en algunos grupos humanos del primer mundo las estadísticas de infección han comenzado a incrementarse nuevamente. Se atribuye a que las generaciones más jóvenes no vivieron la peor fase de la epidemia en los años ochenta y se han aburrido del uso del condón, aunque el sida continúa siendo un problema entre las prostitutas y los adictos a drogas inyectables. En el día de hoy, las mujeres constituyen el 50 % de las personas infectadas con el VIH.

PREVENCIÓN Y TRANSMISIÓN

Aunque algunos portadores permanecen asintomáticos por largos períodos de tiempo, la única manera de evitar el sida consiste en la prevención de la infección por VIH. La vía para la transmisión del virus es a través de los fluidos corporales, como la sangre, pues este virus no puede transmitirse a través de la respiración, la saliva, el contacto casual por el tacto, dar la mano, abrazar, besar en la mejilla, masturbarse mutuamente con otra persona o compartir utensilios como vasos, tazas o cucharas. El sexo anal sin protección, debido a la delicadeza de los tejidos de esa zona por donde se expulsan los excrementos y la facilidad con la que se lesionan y llagan, se considera la actividad sexual de más riesgo.

Es necesario señalar que se debe usar el condón hecho del material látex. Ellos tienen un estimado del 90-95 % de efectividad para evitar el embarazo o el contagio de enfermedades. Usados correctamente, o sea, bien conservado, abierto con cuidado y correctamente colocado, es el mejor medio de protección contra la transmisión del VIH. Se ha demostrado reiteradamente que el VIH no pasa a través de los condones de látex intactos. El condón o preservativo se debe usar una sola vez, botándolo a la basura y usando otro nuevo condón para cada relación sexual. Debido al riesgo de rasgar, tanto el condón como la piel y la mucosa de la paredes vaginales y anales, se recomienda el uso de lubricantes con base acuosa, pues la vaselina y los lubricantes basados en aceite o petróleo no deben usarse con los condones porque debilitan el látex y lo hacen propenso a rasgarse. También se recomienda usualmente no aceptar el depósito de semen o fluido preseminal en la boca.

También es conocido que el VIH se transmite cuando se comparten agujas entre los adictos de drogas inyectables, y esta es una de las maneras más comunes de transmisión. En los países afectados por esta lamentable adicción, las organizaciones de prevención del sida orientan a los dependientes a estas drogas que no compartan agujas, y que usen una aguja nueva o debidamente esterilizada para cada inyección.

PAREJAS SERODISCORDANTES

La gran mayoría de parejas serodiscordantes, en las que uno es seropositivo con seguimiento médico adecuado y el otro seronegativo, pueden hacer una vida completamente normal. Algunos tienen hijos, viajan, trabajan, etc. También se les denomina parejas magnéticas, pues pueden tocarse, besarse, abrazarse, compartir alimentos y hacer una vida prácticamente normal. Solo deben cuidar sus relaciones sexuales y si hay alguna herida, siendo estos los únicos riesgos que hay.

CONSUMO DE ALCOHOL Y SIDA

Hay dos estudios recientes que dan cuenta de lo dañino que puede ser el alcohol, ya sea por la interacción que tiene con los fármacos o porque puede afectar el funcionamiento de distintos órganos. Una investigación de la Universidad de Yale, Estados Unidos, concluyó que beber alcohol es más peligroso para las personas con VIH que para aquellos que no lo tienen.

ALIMENTACIÓN IDEAL PARA LAS PERSONAS CON VIH

El sida es un problema médico que requiere atención y cuidados todo el tiempo. Parte de ese tratamiento incluye conocer las características de una correcta dieta para estas personas. Según una investigación publicada en la revista American Journal of Clinical Nutrición, no se requiere una dieta muy especializada, sin embargo, sí es importante que se mantenga especial cuidado en una correcta alimentación con el fin de mantener el sistema inmunitario en las mejores condiciones posibles. Como el VIH afecta al sistema de defensa del organismo, el individuo será más propenso a desarrollar todo tipo de infecciones y esos problemas harán gastar mayor cantidad de calorías al tratar de combatir las infecciones presentadas. También es importante que la alimentación esté diseñada para disminuir el sobrepeso, tal y como se especifica en diversas publicaciones, pues el exceso de libras también complica la eficiencia del sistema inmunitario para combatir las infecciones.

El primer paso son los vegetales y las frutas, pues aportan antioxidantes por lo que fortalecen el sistema inmunitario. Lo ideal es consumir alrededor de siete porciones de frutas y vegetales al día. Las frutas se pueden dejar para las meriendas y los vegetales para las comidas principales.

El consumo de calorías en la dieta para las personas con VIH debe ser ajustado a sus condiciones actuales. Significa que, aunque se debe evitar el exceso para no subir de peso, también se puede necesitar algún elemento adicional a las consumidas habitualmente. Quien tenga dudas sobre el asunto de las calorías, debe acudir a consultas con un nutricionista.

Otro factor esencial en la dieta para las personas con VIH son las proteínas de buena calidad pues ellas ayudan a formar músculo, mantienen en buen estado los órganos internos y mejoran el sistema inmunitario. Las proteínas de origen animal son las mejores, como los cortes magros de res, cerdo y carnero obtenidos del lomo y el solomillo, de pollo sin pellejo, pescado y lácteos descremados.

Por último, la dieta para las personas con VIH debe aportar suficientes vitaminas y minerales para fortalecer al enfermo, pues es común que sufran diversos grados de daño celular; por eso se deben consumir tantos nutrientes como sea posible para sanar las células dañadas. Lo ideal a incluir son: la vitamina A, presente en vegetales de hoja verde y vegetales amarillos, leche y huevos; la vitamina B, en pollo, pescado, aguacate y brócoli; vitamina C, en las frutas cítricas; vitamina E, en aceites vegetales y maní;

selenio, hallado en los granos enteros; y el zinc, abundante en las carnes magras, lácteos y frijoles, pues es esencial para mantener la función inmune correctamente.

RECETAS SALUDABLES PARA PERSONAS CON SIDA

Acelgas al vapor

Los vegetales verdes fortalecen nuestro sistema inmune. No cocine demasiado los vegetales cuando los prepare al vapor, de manera que no pierdan su color ni valor nutricional. ¡Utilice esta receta para preparar los vegetales para congelar, saltear o simplemente comer muy calientes!

Ingredientes:

-Un mazo de acelgas

-Perejil al gusto

-Un limón

-Aceite vegetal

-Pizca de sal, opcional

Preparación:

-Quitar las hojas de la acelga de los tallos gruesos y lavarlos de nuevo, poniéndolos a un lado en un tazón, todavía mojado.

-Rebanar finamente los tallos.

-Colocar los tallos en una cacerola grande y agregar suficiente agua hirviendo para cubrirlos.

-Hervir de 3 a 5 minutos o hasta que estén blandos.

-Escurrir y reservar.

-En la misma olla agregar las hojas reservadas con el agua de cocción, ½ taza adicional de agua fría y llevar a ebullición.

-Bajar el fuego, cubrir y cocinar de 2 a 3 minutos o hasta que las hojas se marchiten ligeramente.

-Escúrralas y exprima tanta agua como pueda.

-Enrollarlas en forma de pelota, rebanar con los tallos reservados y el perejil.

-Exprimir el limón sobre ellos para probar y espolvorear con el aceite vegetal.

-Mezclar de nuevo y servir inmediatamente.

Ensalada de berro y naranja

Ingredientes:

-Dos aguacates

-Berros, 200 g

-Un pepino mediano

-Una cebolla mediana

-Cuatro naranjas

-Un limón

-Aceite vegetal, 2 cucharadas soperas

-Semillas de ajonjolí tostadas, 1 cucharada

-Pimienta negra molida, al gusto

-Pizca de sal, opcional

Preparación:

-Se pelan 3 naranjas, quitándoles también la parte blanca, y se cortan en gajos. Se reservan.

-Se pelan los aguacates, quitándoles la semilla y se pican en láminas, después se rocían con el jugo de limón para que no se oscurezcan

-Se pelan y cortan en cuadraditos el pepino.

-Se pelan y cortan en láminas muy finas la cebolla

-Se bate el aceite con el jugo de la naranja sobrante y se agrega pimienta al gusto.

-Se reparten los ingredientes en una ensaladera, empezando por los berros, espolvoreados con el ajonjolí tostado y servimos la ensalada con el aliño aparte.

Para que no presente un aspecto mustio, lo mejor es servir esta ensalada de berros y naranja recién preparada.

Estofado de cerdo y cebolla morada al vino tinto y chocolate

Los buenos estofados o guisos de carne magra de cerdo también pueden salir muy ricos y generalmente no necesitan tanto tiempo para cocinarse. En este caso elaboramos un estofado muy aromático de cerdo y cebolla morada al vino tinto con chocolate que abrirá el apetito de cualquiera mientras se cocina.

Ingredientes:

-Carne de cerdo magra, de lomo o solomillo, 500 g (1 libra)

-Dos cebollas medianas

-Un diente de ajo

-Comino molido, 1 cucharadita

-Pimentón dulce, 2 cucharaditas

-Pimentón picante, ½ cucharadita

-Ralladura de un limón

-Dos hojas de laurel

-Canela molida, 1 pizca

-Clavos, 1 pizca molido

-Puré de tomate, 15 ml

-Tomate troceado natural, 400 g

-Vinagre, 20 ml

-Vino tinto, aproximadamente 300 ml

-Chocolate negro, 25 g

-Pimienta negra molida al gusto

-Aceite vegetal

-Pizca de sal, opcional

Preparación:

-Cortar la carne de cerdo en piezas de un bocado, retirando los posibles excesos de grasa y salpimentar ligeramente.

-Cortar las cebollas rojas en pluma y picar el diente de ajo.

-Calentar un poco de aceite en el fondo de una cazuela y dorar la cebolla con el ajo, rehogar un minuto.

-Añadir el laurel y todas las especias, dejando que liberen sus aromas.

-Agregar la carne y dorar, removiendo constantemente para que coja color.

-Incorporar el puré de tomate, el tomate troceado y el vinagre, y dejar que reduzca un par de minutos.

-Cubrir con el vino y añadir también el chocolate, removiendo un poco para que se derrita y se incorpore bien a la salsa.

-Llevar a ebullición, bajar del fuego y tapar.

-Dejar cocinar hasta que la carne esté muy blanda, alrededor de una hora.

-Vigilar el nivel de líquido, removiendo un poco de vez en cuando.

Lo ideal es prepararlo con antelación y volverlos a calentar más tarde en la misma cazuela. Gana mucho en sabor con el paso de las horas y se podría servir con arroz blanco con vegetales salteados para convertirlo en un plato único mucho más completo.

Crema fría de remolacha y yogurt

Con esta preparación se conseguirá un adecuado aporte de zinc, pues el consumo de remolacha resulta beneficioso para el organismo, previniendo, además, problemas coronarios y cardíacos.

Ingredientes:

-Dos tazas de remolacha fresca picadas en cuadraditos

-Dos yogures naturales (400 ml).

-Una cebolla mediana

-Dos zanahorias medianas

-Una ramita de perejil

Preparación:

-Hervir las verduras cortadas en cuadraditos hasta ablandarlas

-Luego, colar y reservar

-Cocinar las remolachas en agua, hasta que estén blandas.

-Llevar a una batidora el caldo de verduras y la remolacha hasta obtener una crema fina.

-Agregar el yogurt, revolver y refrigerar.

-Servir fría y adornar con una cucharada de perejil por encima.

Salsa de espinacas

Ingredientes:

-Leche, preferentemente descremada

-300 g de espinacas frescas

-50 g de maní molido

-Ralladura de un limón

-Una cucharada de aceite vegetal

-Pimienta negra, al gusto

Preparación:

-Colocar el aceite en una sartén grande y agregar las espinacas, la leche, el maní, un poco de ralladura de limón y pimienta.

-Cocinar a fuego suave unos minutos, dando vueltas, hasta que pierdan su volumen

-Batir la salsa hasta obtener una crema.

-Servirla sobre un plato con masas de pescado o de pollo

Paté de pollo a la naranja

Hacer patés en casa es muy sencillo. Estos patés caseros son muy versátiles, pues según el ingrediente añadido a los hígados de pollo cambian totalmente su sabor, ¡y a esta receta se le ha añadido naranja!

Ingredientes:

-250 g de hígados de pollo

-100 ml de leche, preferentemente descremada

-1 cebolla pequeña

-1 diente ajo

-Aceite vegetal

-Ralladura de ¼ de naranja

-1 cucharada sopera de zumo de naranja

-1 cucharada sopera de mermelada de naranja hecha en casa sin azúcar

-1 cucharada sopera de cualquier licor

-Pizca de sal, opcional

-Pimienta, al gusto

Preparación:

-Comenzar dejando en remojo los hígados de pollo, limpios de hebras blancas, en los cien mililitros de leche durante unas dos horas para que se hagan más suaves. Después escurrirlos bien y secarlos con un papel de cocina. Salpimentarlos y reservarlos en un plato.

-En una sartén añadir el aceite y la cebolla picada y sofreír durante seis minutos aproximadamente. Añadir el diente de ajo bien picado y cocinarlo durante un minuto, y pasado el tiempo retirarlo con una espumadera.

-Subir el fuego a la sartén y añadir los hígados y la ralladura de naranja, freírlos durante unos minutos, pero estando atentos de que no se cocinen en exceso y queden un poquito rosados en el interior.

-Echar la cucharada de mermelada, mezclar con los hígados, después añadir el jugo de naranja y el licor, cocinar durante medio minuto y separar del fuego.

-Echar la mezcla en un vaso de batidora y dejar refrescar.

-Después añadir el resto del aceite y batir con batidora de cuchilla hasta formar una pasta.

-Volcar en pequeños recipientes y colocar en el congelador o el freezer un mínimo de dos horas hasta que esté sólido.

La ventaja de este paté de pollo y naranja es que se puede congelar perfectamente en pequeñas porciones durante un mes. Cuando se desee consumir se deja descongelar en el refrigerador y listo para un picoteo. Está delicioso con pan tostado, pues contrastan genial con el dulce de la naranja.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s