1ro. de Mayo: No es la plaza, pero el espíritu de Cuba vibra

Por

Este fue un 1ro. de Mayo diferente. Hoy no retumbaron los altoparlantes de la Plaza de la Revolución, en La Habana. Las calles no se llenaron de millones de personas, como habitualmente ocurre en esta fecha, desde bien temprano en la madrugada. La calle Paseo, en el céntrico Vedado, no vio desfilar las decenas de bloques de trabajadores, representando a todos los oficios y profesiones del país, llenos de júbilo.

Pero sí se mantuvo la tradición de festejar el Día Internacional de los Trabajadores como pocos países en el mundo pueden: con orgullo. El pueblo llevó a casa la marcha que Cuba protagoniza año tras año, generación tras generación, desde 1980.

Las redes sociales se inundaron de imágenes. Parecía que la cámara de cualquier fotorreportero de la Isla hubiera retratado rostros al azar dentro de la multitud de la Plaza, un 1ro. de Mayo de cualquier otro año.

Un padre con su hija a cuestas, una bandera cubana de fondo, los dos sonrientes. Dos abuelos con gorritas y un cartel entre sus manos: «La Plaza es mi casa». Un niño, vestido de pionero.

Pero otras fotos dan pistas de que Cuba vive una situación muy diferente a otros años. Es el caso de la imagen del doctor Francisco Durán, a la salida del Centro de Prensa Internacional, en La Habana, con el logo del 1ro. de Mayo en el lado izquierdo de su pecho, tras su habitual conferencia en la que informa sobre la lucha contra la covid-19 en el país.

También la imagen de una madre junto a la foto de su hijo médico, que hoy está de misión internacionalista en Turín, Italia; o la de un edificio multifamiliar, en la que todos los vecinos están en los balcones, entonando las notas del Himno Nacional y, minutos más tarde, las de La Internacional.

Conmueve, además, la foto divulgada por los diplomáticos de la Embajada de Cuba en ee. uu. Todos juntos, con el brazo izquierdo levantado, aguantando con fuerza una bandera cubana. Fue tomada en el recibidor del edificio que un día antes fuera blanco de un atentado terrorista.

Estas fotos fueron capturadas con teléfonos personales y subidas a cada perfil de las redes de forma espontánea. Es lo lindo de vivir en esta Isla en tiempos de pandemia. En otras latitudes, las personas han tomado las calles para exigir sus derechos, a pesar del alto riesgo de contagio. Han hecho de Facebook y Twitter un escenario de denuncia. Mientras, jóvenes, adultos y ancianos de la Isla, cuentan al mundo que no hay lugar tan seguro como Cuba.

En estos días difíciles, los médicos cubanos salvan, exponiéndose al contagio de la COVID-19. Cada noche, a las nueve, el pueblo agradece ese gesto con aplausos y vítores desde cada ventana. Cuba es un pueblo agradecido.

Aunque ya son varias las semanas de confinamiento, en que se mantienen en función los centros de trabajo imprescindibles, el empleo y salario de todos se garantizan. Así contó el secretario general de la CTC, Ulises Guilarte de Nacimiento, quien esta vez no habló desde el podio de la Plaza de la Revolución, sino desde un estudio de la televisión.

Recordó a Cuba y al mundo que la Isla conmemora el Día Internacional de los Trabajadores en condiciones diferentes, aunque con el mismo entusiasmo que nada ni nadie podrá cambiar en los cubanos. Hoy la marcha fue desde casa, y por la vida.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s